Las estrellas femeninas del frontón

Pelotaris. Margarita Arenaza Velasco, la primera por la izquierda, jugó en Madrid, Barcelona, México... y ahora vive en Fuengirola. / DV
Pelotaris. Margarita Arenaza Velasco, la primera por la izquierda, jugó en Madrid, Barcelona, México... y ahora vive en Fuengirola. / DV

Una exposición en el claustro de Kulturate recordará a las raquetistas de ayer y hoy

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Las raquetistas fueron las pioneras en el deporte femenino profesional. Aquellas legendarias mujeres pelotaris que jugaban con raqueta fueron unas adelantadas a su tiempo. Tanto que no faltaron malas lenguas calumniosas de su independencia. Una cuarentena de canchas repartidas por España, México, Estados Unidos y Cuba fueron testigo de esta modalidad pelotari femenina cuyo esplendor brilló entre los años 20 y 70 del siglo pasado. El nivel de juego y la competitividad era máxima. Actores actrices, políticos, cantantes... formaban parte del público en los frontones. Pero la dictadura de Franco prohibió hacer más fichas de esta modalidad, lo que supuso su declive.

En los comienzos, una parte notable de las raquetistas eran originarias del Bajo Deba (Eibar, Ermua, Mallabia) y del Duranguesado (Abadiño, Iurreta) y más tarde de Donostialdea, Tolosaldea y el Urola. Posteriormente se incorporaron las de otros muchos lugares. También Arrasate aportó su cantera de raquetistas, como por ejemplo las hermanas Justina y María Visitación 'Miren' Arenaza Azkoaga o su primas y Juanita y Margarita Arenaza Velasco.

Ellas y sus compañeras de otras procedencias son las protagonistas de la exposición 'Mujeres raquetistas. Pasado y futuro' que el martes 16 se inaugurará en el claustro de Kulturate. El ayuntamiento, a través del programa Arrasasoi, reivindica la figura de estas pelotaris profesionales cuya modalidad deportiva trata de resucitar una asociación constituida al efecto.

Vasquita I y II

El escritor e investigador Josemari Vélez de Mendizabal ha ahondado en las figuras de las raquetistas locales Arenaza. Miren y Justi, conocidas como Vasquita II y Vasquita I, nacieron en 1915 y 1919 respectivamente. Justi le contó a Velez de Mendizabal que, en su inicios, solía jugar en el frontón Gurea con chico de su edad, Patri Egidazu, quien más tarde sería jugador de la Real Sociedad. «El jugaba a mano y yo con la pala que me solía fabricar mi tío Martín 'Bixi' Abarrategi que era carpintero». Justi preparaba su forma física con «gimnasia, monte, carreras y natación» y a la vista de las facultades de la pequeña, su madre Martina se la llevó a Madrid junto con sus dos hermanas mayores al objeto de que hicieran carrera como raquetistas, una modalidad deportiva de gran prestigio en la que las hermanas Arenaza se embarcarían con gran éxito. Vasquita I debutaría en 1932 con 12 años de edad y su carrera deportiva se prolongaría hasta 1943, en que se hizo enfermera especializada en fisioterapia y podología. Falleció en 2000. Ella y su hermana Miren, Vasquita II, fueron el sostén de la familia en Madrid. Miren se retiró en 1945 para casarse con Enrique Stegmeier. Falleció en 2003.

Juanita y Margarita Arenaza

La saga de los Arenaza daría aún dos afamadas raquetistas más. Juanita y Margarita Arenaza Velasco seguirían la estela de sus primas Vasquita I y Vasquita II en los mejores frontones de España y América.

Juanita, nacida en 1923, fue alumna de las Escuelas de Viteri. Estudiante brillante, sus padres la enviaron a Madrid a cursar estudios superiores, y allí le sorprendió la guerra de 1936. Regresó a la capital al término de la contienda. Sin posibilidad de acceder a a la universidad, fue su prima Miren Vasquita II quien le animó a probar suerte en el frontón y demostrar las habilidades que había adquirido durante su mocedad en el frontón de Zaldibar.

Juanita acabaría afincándose en México en 1952. Jugó en el Metropolitano y en el Colón, y falleció en la capital Azteca en 2015.

Su hermana Margarita vive en Fuengirola. La raquetista apodada 'Mondragonesa', nacida en 1925, también se fogueó en Zaldibar antes de emprender una carrera deportiva que la llevaría a jugar en Barcelona, Sevilla, Madrid... hasta su retirada en 1953 para volver a reaparecer en México hasta su definitivo adiós en 1974.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos