Eliminarán las chabolas de Agerre

Agerre. Numerosas huertas y chabolas pueblan la ladera posterior de estos bloques de viviendas.
/OLIDEN
Agerre. Numerosas huertas y chabolas pueblan la ladera posterior de estos bloques de viviendas. / OLIDEN

Los vecinos han recogido 400 firmas para erradicarlas por molestias y suciedades Numerosas huertas y chabolas ocupan de forma irregular desde hace años una ladera de propiedad privada

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Las chabolas y huertas irregulares de Agerre, en la trasera de Santa Marina y Santa Teresa, serán desalojadas y la ladera que ocupan «ilegalmente», despejada. El concejal de Obras, Servicios y Barrios, Óscar García Horrillo (PSE), explicó que las «alrededor de 80 chabolas» enclavadas desde hace años en «terrenos de titularidad privada» han generado reiteradas quejas vecinales por insalubridad y por molestias.

García Horrillo reveló que los vecinos de Santa Teresa y Santa Marina recogieron meses atrás «400 firmas solicitando la erradicación» de esta controvertida aglomeración chabolista, una de las más extensas de la localidad. García recordó que persisten asimismo otras concentraciones irregulares de estas características en varios puntos más de la localidad, pero al hallarse apartadas de las zonas residenciales «no generan quejas vecinales». Algo que sí viene ocurriendo repetidamente en el caso de Agerre. Estas chabolas son empleadas en muchos casos para guardar aperos y ropa para labores de labranza. Pero como añadía García «también son utilizadas para la cría de gallinas y conejos para consumo propio, y muchas son guardadas por perros».

Entre los piensos para alimentar a gallinas, conejos y perros y algún que otro despojo de matanza, la insalubridad y las ratas constituyen los principales motivos de quejas vecinales.

Además, añadía García Horrillo, no faltan las barbacoas veraniegas para ahumar y cabrear a los residentes en las inmediaciones.

Pero la gota que colmó el vaso de la paciencia vecinal sucedía el 28 de febrero de 2016 cuando una tromba de agua registrada ese día puso al descubierto el peligro que entrañan estas huertas y chabolas desde el momento en que en «muchas de estas chabolas disponen de canalizaciones para desaguar la lluvia». Lo sucedido aquel día, contaba Óscar García, «se aprecia en un vídeo que se nos fue remitido al ayuntamiento». En la grabación se ve, según este edil, «cómo las canalizaciones de las chabolas desencadenan torrentes de agua que impactan contra las fachadas traseras de los bloques situados ladera abajo, inundando sótanos y bajos».

Al poco el ayuntamiento tuvo que realizar una intervención de urgencia «construyendo una U de hormigón para conducir el agua acumulada a las arquetas».

Aquella denuncia audiovisual, el desembolso para la obra de urgencia y las 400 firmas vecinales recabadas en los bares y tiendas del barrio, han llevado al consistorio a tomar cartas en el asunto. De entrada, han encargado a la firma consultora LKS elaboración de un informe jurídico y técnico para acometer el desalojo de las huertas y chabolas de manera reglamentaria. El concejal Óscar García explicaba que en el informe se precisarán los aspectos legales relativos a la orden desalojo. Aunque se hallan enclavados en una propiedad privada, García afirmaba que «no queremos echarlos sin darles nada a cambio». A los desalojados se les ofrecerá una parcela hortícola en las huertas de Garagartza. Por otro lado, el citado informe especificará los aspectos técnicos para la retirada de huertas y chabolas.

Más

Fotos

Vídeos