La elegancia imperará en Maritxu

Clásicos. El aire 'belle epoque' de los primeros tiempos aún se mantiene entre algunos maritxuzales. / K.O.
Clásicos. El aire 'belle epoque' de los primeros tiempos aún se mantiene entre algunos maritxuzales. / K.O.

Las cuadrillas de txikiteros lucirán hoy sus mejores galas para honrar a su patrona. La fiesta de los txikiteros que hoy tiene réplicas hasta en China o en Irlanda nació hace 40 años modestamente

KEPA OLIDEN ARRASATE.

El txikiteo más elegante del año reunirá hoy a miles de devotos de Maritxu Kajoi dispuestos a correrse una de las juergas más señaladas del año. La etiqueta es rigurosa y raro es el que no sale trajeado o la que no lo hace luciendo un estiloso vestido. Eso sí, siempre con el escapulario al cuello. Fracs y sombreros de copa forman asimismo parte de vestuario de los 'maritxuzales' más fervorosos, principalmente de los 'camisas viejas' de esta celebración que nació tal día como hoy hace 40 años.

Fue un viernes 7 de octubre de 1977 cuando, tras dos sucesivos intentos fallidos en 1975 y 1976, tenía lugar la primera edición esta fiesta. Una celebración que ni remotamente se parece a la actual. Todo se redujo a una cuadrilla de jóvenes txikiteros que se lanzó a conmemorar la festividad de la que titularon 'patona' de los txikiteros.

Los viejos txikiteros del lugar como Pepe 'Txantxote' fueron quienes 'bautizaron' así a la Virgen del Rosario que, encajonada en su urna acristalada, presidía por entonces el tímpano de la puerta parroquial de Erdikokale.

Se pusieron corbata y dedicaron el txikiteo de aquel viernes 7 de octubre -que encima coincidía con la festividad de la Virgen del Rosario- a honrar a su 'protectora' y agradecerle las juegas corridas y rogarle por las que están por llegar.

La tradición fue tomando cuerpo y quedó establecida en el calendario para el primer viernes de octubre. Cada vez más cuadrillas se hacía devotas de Maritxu Kajoi y ante el fervor demostrado y en agradecimiento por las ofrendas florales con que la obsequiaban, la patrona de los txikiteros realizaba su primer 'milagro' en 1981 haciendo manar vino de la fuente de plaza.

Elegancia, escapularios y generosos txikiteos constituyen la exitosa receta de esta fiesta que traspasa fronteras. Los mondragoneses que residen en el extranjero por motivos laborales tampoco se sustraen a tan señalada celebración, y como señalaban desde Maritxu Komisiñua «se han llevado escapularios para celebrar Maritxu Kajoi en China, Irlanda...».

El escapularios con la imagen de la patrona de los txikiteros se acompaña este año de un 'bertso' que recuerda a los encarcelados de Alsasua.

Para los miles que se darán cita hoy en Arrasate el programa será el habitual: ofrenda floral oficial a los pies de la imagen a las 20.30 horas seguida de la posibilidad de que se produzca un milagro. O quizá no.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos