La dulce despedida de Asun 'Lua'

Lua. Asun y su hija Amets la víspera de cerrar la tienda./OLIDEN
Lua. Asun y su hija Amets la víspera de cerrar la tienda. / OLIDEN

Asun Kortabarria ha regentado durante 32 años esta popular tienda de chucherías

KEPA OLIDENARRASATE.

Asun Kortabarria se retira dejando un inmejorable sabor de boca en dos generaciones de arrasatearras. «Ahora vendo chuches a los hijos de mis primeros clientes», concluía esta veterana caramelera en el momento de poner punto final a 32 años de oficio. El establecimiento que inauguró en 1985 acaba de echar la persiana y Asun no quiere despedirse de su numerosa clientela intergeneracional sin antes agradecer su fidelidad y su amable y respetuoso trato. «Estoy verdaderamente encantada con lo bien recibida que me sentido durante todos estos años», declaraba esta tendera.

Aunque natural de Oñati y residente en Aretxabaleta, Asun Kortabarria ha desarrollado toda su trayectoria profesional en Arrasate. Y lo ha hecho al frente del comercio que ha regentado en la calle Erdikokale desde 1982. Porque Lua abrió sus puertas hace 35 años como tienda de regalos y complementos del hogar. Asun Kortabarria y su socia Isabel Urzelai albergaban ambiciones emprendedoras y, tras abandonar sus puestos de trabajo en Fagor Electrónica, se lanzaron a la aventura de abrir un comercio de artículos de regalo y decoración. Compraron el local de una antigua frutería que llevaba años cerrada e inauguraron para la Navidad de 1982 un establecimiento que bautizaron con el nombre de Lua. «Por aquella época sonaba mucho una canción de Miguel Ríos dedicada a su hija Lua, que en portugués significa luna, y como mi marido -el cántabro Emilio Casal- también se dedicaba por entonces a la música, decidimos ponerle ese nombre a la tienda».

Pero la coyuntura económica no acompañó al nuevo proyecto de Asun e Isabel y la crisis de los primeros 80 acabaría abocando al cierre al recién nacido comercio. «La venta de artículos decorativos cayó y se impusieron los regalos prácticos, como bolsos, calzado...», explicaba Asun.

«Por consejo de Luis 'Mane' Sagasta orientamos el negocio hacia el sector de los caramelos y chucherías, por entonces en boga» cuenta Asun. Observaron los establecimiento que comenzaban a florecer en Vitoria y copiaron el modelo en la tienda que abriría sus puertas en 1985.

Desde entonces, Asun Kortabarria, «con la ayuda de familiares y otras personas» ha regentado un comercios de chuches que «ha conocido años muy buenos». La década de los 90 y 2000 hasta la crisis que estalló en 2009 fueron años de mucha actividad. Asun puede presumir de conoce a toda la chavalería. Por su tienda han pasado durante estos 32 años incontables niños y niñas que ahora son padres y madres y continúan siendo clientes junto con sus hijos.

Aunque la oferta de chuches es ya inabarcable -«podría llenar otra tienda igual con toda la variedad los productos que hay», asegura Asun- en el fondo las preferencias de los arrasatearras «no han variado mucho». Gominolas, con toda su gama de plátanos, fresas, huevos fritos, nubes (jamón)... continúan siendo los productos estrella hoy igual que hace treinta años junto con los caramelos clásicos como El Caseríos, Werther's o Reineta. «La gente no se aventura a probar cosas nuevas», constata Asun, y «solo los más pequeños se atreven con cosas novedosas». Pero en no pocos casos son los padres quienes «refrenan a su hijos para evitar el consumo de chuches que perciben como poco saludables, como son los roll-on de chupas o la cantimploras».

Pero chuches, más o menos saludables o nocivas, siempre ha habido y siempre habrá, y pese a que Lua ha echado la persiana, este establecimiento no desaparecerá.

Asun Kortabarria revelaba que su retiro se ha precipitado como consecuencia de la oferta de un ciudadano chino para hacerse con el negocio, aunque no le han faltado otras ofertas como la de un paquistaní llegado de Vitoria.

Al final, Li, el chino que regenta la tienda de chuches Alai junto al cine Amaia, se ha hecho con el traspaso del establecimiento de Erdikokale y se ha comprometido con Asun a mantener el nombre de Lua.

De modo que en un futuro próximo la popular la caramelería estará regentada por un chino, al igual que las otras dos tiendas del mismo ramo que existen en esta calle, ambas situadas a la altura de la plaza donde antes se situaba la zapatería de Zabala.

Fotos

Vídeos