Mucha demanda para pocas plazas

Éxito. El frontón Uarkape fue el escenario de un festival de fin de curso que hizo las delicias de los espectadores. / FOTOS AITOR
Éxito. El frontón Uarkape fue el escenario de un festival de fin de curso que hizo las delicias de los espectadores. / FOTOS AITOR

Arrasate Dragoi tiene dificultades para dar respuesta a las solicitudes de ingreso que recibe | El club de gimnasia rítmica cuenta con un plantel de 130 gimnastas de cinco a 20 años de edad

: AITOR ZABALA ARRASATE.

Uarkape mostró la pujanza de la gimnasia rítmica en Arrasate y, más en concreto, del trabajo que realiza a lo largo del año el equipo de preparadoras y jóvenes gimnastas del club arrasatearra. Decenas de niñas y jóvenes saltaron a la cancha para ofrecer una variada y animada exhibición con la que pusieron el punto final a la temporada antes de tomarse un merecido descanso hasta septiembre, cuando retomarán los entrenamientos.

La gimnasia rítmica ha pasado de ser un deporte con escasa implantación a contar con una gran presencia en el ámbito del deporte vasco. Son muchos los clubes que hay en el País Vasco, y cada vez es mayor el número de chicas que lo practica. «Los éxitos de las gimnastas españolas en las últimas Olimpiadas dieron mucha visibilidad a este deporte en los medios, lo que ayudó a que se popularizara. A eso se le suma que se presenta como una opción para la práctica del deporte entre las niñas diferente a la que ofrecen el fútbol, el baloncesto o el balonmano. Les permite hacer deporte y entrenarse, cada una a su nivel, y también pueden competir. Aquí la exigencia suele ser mayor, porque tienen que ponerse a prueba ante los jueces, pero eso también es positivo, porque les ayuda a controlar los nervios y a actuar delante de la gente», indicaron desde Arrasate Dragoi.

Los orígenes de la gimnasia rítmica en Mondragón se remontan cuatro décadas en el tiempo. La figura de Arantzazu Zubia juega un papel importante en esta historia, ya que no solo es una de las pioneras de este deporte en la localidad, sino que hoy en día se mantiene en la dirección de Arrasate Dragoi como coordinadora del plantel técnico formado por Elena Lanuza, Miren Bragado, Olatz Fernández, Nerea Otxoa y Edurne Elkoro, que prepara a las 130 niñas y jóvenes que se forman en el club en Uarkape y el gimnasio del Instituto de Arrasate.

Tal y como hubo ocasión de ver en Uarkape, la aceptación de la gimnasia rítmica en Mondragón es indudable. Por desgracia, esta acogida choca con la capacidad del club para responder a la demanda de nuevas inscripciones. «No tenemos la posibilidad de realizar una convocatoria oficial de inscripciones, porque no tenemos plazas. Tenemos poco sitio para entrenar y muchas peticiones para entrar en el club. Contamos con una lista de espera a la que damos respuesta a medida que se producen bajas, pero no es normal que las haya. Las niñas que inician en la gimnasia rítmica tienen trayectorias largas, que se prolongan hasta que los estudios universitarios o alguna otra situación se cruza en su camino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos