Cuatro décadas de feria de Santamasak

Palmarés. Los ganadores de los premios del concurso de frutas y hortalizas con sus trofeos.
/OLIDEN
Palmarés. Los ganadores de los premios del concurso de frutas y hortalizas con sus trofeos. / OLIDEN

Miles de personas abarrotaron las calles de Arrasate en la gran jornada ferial y festiva previa a la Navidad

K. OLIDEN/M. MUÑOZ ARRASATE.

La feria de Santamasak de la época moderna, cuya primera edición se celebró en 1978, cumplió ayer 40 años entre protocolos de seguridad antiyihadista y llamamientos a abolir la matanza de cerdos y otros animales para consumo humano. Activistas de la recién constituida asociación antiespecista Uluak estrenaron un puesto donde ofrecían txistorra vegana elaborada a base de calabaza.

Estos esfuerzos por salvarle la vida no alteraban el plácido reposo con que la cerda Iosu Amantzio presidía la fiesta desde el remolque del 'txerrimobil'. La 'reina' de la fiesta permanecía ajena a la curiosidad que despertaban sus rotundos 300 kilos.

Hortalizas
1ª Ane Gorosabel (Arrasate) 250&euro y trofeo; 2ª Ezozi Etxeberria (Soraluze) 200&euro.
Fruta
1º Kepa Lizarralde (Aramaio) 250&euro y trofeo, 2º José Antonio Elosegi (Gabiria) 200&euro.
Puesto local
1ª Rakel Arenaza (Arrasate) 250&euro y trofeo; 2ª María Arana (Arrasate) 200 € 3ª Arantza Olabe (Arrasate) 150&euro.
Pan
Itziar Egidazu 150&euro.
Ecológico
José Lonbide 150&euro.

A quienes no les fue mal la fiesta fue a los participantes en el concurso de hortalizas que por segundo año consecutivo ganó Ane Gorosabel Monje, que cultiva sus verduras en San Prudencio (Bergara). Coincidía con su colega Rakel Arenaza, ganadora del premio al mejor puesto local, en que al ser viernes «hemos atendido a nuestros clientes habituales de la plaza del mercado y a otros más que se han acercado a la feria». Por el puesto de Rakel pasaron «gentes de Bergara, Tolosa, Getaria y hasta una par de venecianos que se encuentran aquí por motivos de trabajo» explicaba la baserritarra de Mietzerreka.

Kepa Lizarralde cultiva más de un centenar de variedad de manzana en el caserío Berexa del barrio aramaioarra de Zalgo. Ayer concurrió al concurso de frutas con una selección de «solo 50 variedades» que le valieron el primer premio.

«Esta es una feria más de mirones que de compradores» decía Lizarralde, pero también constituye un buen escaparate. Y Lizarralde tenía mucho y bueno que ofrecer. La temporada ha sido magnifica y entre las manzanas que cultiva figuran variedades antiguas recuperadas gracias a injertos realizados con manzanos centenarios.

El deporte rural tuvo también su espacio como siempre en Zaldibar. Un público entregado siguió a los y las aizkolaris Irati Astondoa, Maika Aristi, Julen y Manolo Cañamares, Rubén Saralegi y al harrijasotzaile Josetxo Urrutia. Pese a sirimiri, estos deportistas ofrecieron un gran espectáculo de Herri Kirolak. Por su parte y a la motosierra, el artista Peio Cañamares esculpió una preciosa flor sobre un tablero.

Con los sones de la Txalaparta como punto de partida, la tradicional Txerri Dantza llenó la plaza de músicos, albokaris, txistularis, acordeonistas, cantores y dantzaris. Es un acto que reúne cada año a cientos de arrasatearras que bailan y cantan la tradicional copla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos