Un concurso de ideas devolverá el área de Monterrón a los peatones

Monterrón. La campa de Monterrón acogería un parking subterráneo de 100 plazas para residentes sin menoscabo de los usos festivos./K.O.
Monterrón. La campa de Monterrón acogería un parking subterráneo de 100 plazas para residentes sin menoscabo de los usos festivos. / K.O.

Profesionales del ámbito del urbanismo aportarán propuestas para integrar el parque en la trama urbana y construir un parking subterráneo

KEPA OLIDENARRASATE.

«Ni esta ni creo que ninguna corporación municipal se atreverá a abordar la peatonalización del área Zarugalde-San Francisco sin antes resolver la cuestión del aparcamiento». La advertencia proviene del concejal-delegado de urbanismo Ibon Arrupe (PNV), que esta semana desvelaba la convocatoria de un concurso de ideas para la remodelación de este neurálgico espacio urbano.

Paisajistas, arquitectos, ingenieros... y otros profesionales del ámbito del urbanismo tienen la opción de participar en esta 'tormenta de ideas' concebida para encontrar el encaje idóneo para integrar el parque de Monterrón en la trama urbana, reconquistar el espacio para peatones y ciclistas y resolver la cuestión del aparcamiento mediante la construcción de un parking subterráneo de 100 plazas bajo la campa de Kondekua. Y todo ello sin menoscabar el aprovechamiento de esta céntrica parcela verde como eje de actividades festivas, instalación de txosnas, carpas y escenario de actuaciones musicales.

El espacio urbano objeto del concurso se ciñe a los límites comprendidos desde la bifurcación Zarugalde-Otalora incluyendo Monterrón y Arbolapeta y bajando por Otalora y e Ignacio Zuloaga hasta la rotonda de San Francisco.

Uno de los retos consistirá en integrar en la trama urbana un parque de Monterrón que se halla «de espaldas» a la ciudadanía y que debería abrirse a ella eliminando barreras arquitectónicas y facilitando la accesibilidad.

Quienes participen en este concurso de ideas que el Ayuntamiento planea lanzar en enero de 2018 no lo tiene fácil para alumbrar propuestas urbanísticas que se ajusten a tantos requisitos. Por ello, el Ayuntamiento premiará con 10.000 euros la mejor idea, recompensará con 5.000 euros la segunda y concederá sendos premios de mil euros a la tercera, cuarta y quinta clasificada.

El concejal delegado de urbanismo, Ibon Arrupe, calcula que la próxima primavera -puede que en marzo- se podría inaugurar en el claustro de Kulturate una exposición con todas las propuestas recabadas en el concurso de ideas. Cada participante habrá de presentar tres bocetos en forma de paneles en tres dimensiones; un primer panel esbozará la propuesta en una jornada cotidiana; un segundo panel, en una jornada festiva de 'sanjuanes', con txosnas y escenario, y un tercero, en un día de Maritxu Kajoi.

Los ciudadanos tendrán la ocasión de pronunciarse votando su propuesta favorita o emitiendo sus opiniones y sugerencias por escrito. Pero la última palabra la tendrá un jurado técnico que estará integrado por el arquitecto municipal, el jefe de urbanismo del Ayuntamiento, sendos expertos de Mondragon Unibertsitatea y de la Universidad del País Vasco y los representantes de los colegios oficiales de arquitectos y de ingenieros y uno de la Asociación de Paisajistas.

Ellos tendrán la última palabra pero en sus deliberaciones tomarán en cuenta los votos y las opiniones expresadas por la ciudadanía.

La idea ganadora quedará en propiedad del Ayuntamiento pero eso «no significa que se vaya a materializar inmediatamente en un proyecto de obra», advertía el edil de urbanismo. En cualquier caso, esta eventual actuación urbanística quedaría a expensas de lo que decidan las corporaciones venideras en las próximas legislaturas.

Parking subterráneo

El aparcamiento subterráneo de dos plantas de 50 plazas proyectado bajo la campa de Kondekua es sin duda la madre del cordero de la remodelación que se proyecta en esta zona. La idea se originó a raíz de la inquietud transmitida por los residentes de la zona cuando empezaron a barajarse distintas alternativas de peatonalización que conllevarían la supresión de entre 119 y 131 plazas de aparcamiento en superficie.

La compensación consistiría en construir un parking de uso exclusivo para residentes en las calles Zarugalde, Otalora, Ignacio Zuloaga, Pablo Uranga y Casco Histórico. Se trataría, según Ibon Arrupe, de un parking de uso privativo en régimen de concesión administrativa que sus usuarios deberán 'comprar' para su uso durante un número de años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos