El ayuntamiento salda sus deudas

Pleno. El concejal de Irabazi, Juan Luis Merino, seguido de los dos de Baleike-Podemos y de los representantes del PNV, al fondo.
/OLIDEN
Pleno. El concejal de Irabazi, Juan Luis Merino, seguido de los dos de Baleike-Podemos y de los representantes del PNV, al fondo. / OLIDEN

Será junto con Bilbao y Hondarribia el tercer municipio vasco en lograr la 'deuda 0'

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Hacer de Arrasate el tercer municipio con 'deuda 0' tras Bilbao y Hondarribia es el objetivo que persigue el gobierno PNV-PSE. La alcaldesa, María Ubarretxena, anunció que ese propósito se hará realidad en 2019, cuando «abonemos la última cuota pendiente de la amortización de créditos». A partir de entonces, añadía el teniente alcalde Ibon Arrupe, el ayuntamiento quedará libre de hipotecas «para poder afrontar uno de los proyectos más ambicioso en décadas: el nuevo polideportivo de Musakola».

Nadie aventuraba la inversión que requerirá dicho proyecto, pero algunas referencias, como los polideportivos de Aretxabaleta (14 millones) o de Tolosa (20 millones), pueden ofrecer una idea de los volúmenes económicos que se barajan.

1
630.949 euros. Kulturola.
1
534.489 euros. Aprendices.
655
000 euros. Amortización de créditos.
105
000 euros. Compra de patrimonio (p.ej. Etxezarreta)
75
000 euros. Tejado de San Isidro.
70
000 euros. Parques infantiles.

Modificación de créditos

La liquidación de la deuda municipal es una de las tarea prioritarias del ayuntamiento que preside Ubarretxena. La regidora recordó que el consistorio contrajo una deuda financiera de 3 millones de euros en 2011. Desde entonces una parte de los presupuestos municipales anuales se ha destinado a amortizar dicha deuda. Pero este año «vamos a realizar una amortización extraordinaria» anunció Ubarretxena. 655.000 euros se destinarán a ese capítulo. De esa forma «solo restaría el pago de una última cuota de 300.000 euros en 2019 para liquidar la deuda».

¿De dónde salen esos 655.000 euros? De un remanente positivo que ha sobrado de los presupuestos de 2017. La alcaldesa explicó que en realidad este saldo positivo asciende a 4,53 millones de euros, y provendría de las «economías obtenidas con las adjudicaciones a la baja y otras contrataciones que han resultado más baratas de lo esperado».

Este dinero 'sobrante' servirá, mediante la correspondiente modificación de créditos, para cubrir asimismo otras muchas inversiones y necesidades más allá de la amortización de préstamos.

En realidad el 70 por ciento del remanente se destinará a costear los dos proyectos estrella de la legislatura: 1,63 millones serán para Kulturola (futura sede de todas las asociaciones culturales locales en la Cerrajera) y 1,53 millones para Aprendices (Juan Arzamendi Musika Eskola). Dos proyectos estratégicos que en conjunto costarán a las arcas municipales unos 10 millones de euros y que la alcaldesa Ubarretxena tiene a gala ejecutar «sin recurrir a préstamos bancarios y además dejando las cuentas municipales en 'deuda 0'».

La regidora arrasatearra aseveró asimismo que el remanente de 4,53 millones 'ahorrado' del ejercicio 2017 no se ha conseguido a costa de escatimar actuaciones y a ese respecto recordó las obras que se han ejecutado en el corredor Takolo-Goiru, en el paseo Arrasate, en San Josepe, la compra de la finca de Etxezarreta, el gimnasio de Urkape...

No de la oposición

Los tres grupos municipales de la oposición, sin embargo, no comparten la visión del gobierno PNV-PSE y, tras votar que no a la modificación de créditos, cuestionaron el triunfalismo de la 'deuda 0'. Desde EH Bildu Eneko Barberena atribuyó parte de ese remanente «a la ausencia de gestión, como en las área de empleo, nuevas tecnologías o comercio.». El portavoz del principal grupo de la oposición criticó la falta de «voluntad de negociadora» de PNV-PSE a la hora de decidir el destino a dar a ese remanente. Igor Urizar, de Baleike-Podemos abundó en la misma crítica al decirnos que «no habría posibilidad de negociación» y denunció expresamente que «teniendo como tenemos una deuda reducida, es inaceptable que se destinen 655.000 euros a pagar a los bancos cuando existen otras necesidades sociales más apremiantes».

Por último, Juan Luis Merino, concejal de Irabazi (Ezker Anitza-IU, Equo, independientes), aseguró que «si hay un remanente es porque no se ejecuta», y coincidió con Barberena y Urizar en denunciar las maneras de «rodillo» del gobierno PNV-PSE. «Se nos dijo que no se movía un ápice de la lista» denunció Merino en alusión a la modificación de créditos aprobada esta semana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos