El ayer y el hoy del 'poli' de Musakola

40 años. Loiti, Ubarretxena, Altuna, Lacunza, Arregi, Abuin y Garai junto a las fotografías del ayer y el hoy del polideportivo. / FOTOS GOÑI

Recordaron los cambios y las anécdotas desde que el emblemático edificio abrió sus puertas, un 24 de junio de 1977. Cuatro exalcaldes visitaron ayer las instalaciones del edificio que cumple 40 años

NAGORE GOÑI ARRASATE.

Está siendo un verano especial para el polideportivo de Musakola. 40 años no se cumplen todos los días, cuatro décadas que han dado para mucho, cambios, evolución y anécdotas, que ayer recordaron en el mismo polideportivo, los exalcaldes Jose Antonio Altuna 'Txatillo', Álvaro Arregi, Jose Mari Loiti e Ignacio Lacunza junto a la alcaldesa Maria Ubarretxena, los ediles Ander Garay y Eva Abuin, la gerente Larraitz Sanzberro y el técnico Juani Errasti. Ya en la entrada contemplaron el avance de las instalaciones, desde su apertura un 24 de junio de 1977, gracias a las dos fotografías aéreas, una del año de su apertura y otra la actual, en las que claramente se ve el cambio.

Su apertura causó furor, no solo en Arrasate, con el edificio de entrada, dos piscinas interiores, las tres exteriores y dos pistas más. Más tarde, en 1982, construyeron los frontones, y el antiguo campo de fútbol del Pedrusco y después, por el año 89-90, la pista de tenis descubierta. En la actualidad se encuentran allí las pistas de tenis y pádel cubiertas. Del frontón al edificio Antoña, levantado en 1989. Allí están las canchas de squash, el tatami y la cancha de baloncesto en el segundo piso. «Una de las zonas de la parte baja se utilizó como gimnasio de pago y más tarde, aproximadamente, hace seis años, decidimos ocuparlo con el tatami», explicaban los responsables del polideportivo. En la cancha, lo mejor, «la madera, original, de Arrasate y que todavía sigue intacta».

El gran cambio llegó con la construcción de Mojategi, hace ya una década, «una revolución» según el edil Garay. Álvaro Arregi e Ignacio Lacunza recordaban todavía las que revolucionaron otra época. Las pistas, no reglamentarias, de Iturripe. «En el año 83, pasamos de no tener nada a tener estas pistas», señalaban todavía ilusionados.

Todos recordaban además las comidas, combates de boxeo y conciertos en la cancha del edificio central, una instalación deportiva que se convirtió en «zona social», los menús en el restaurante, donde hoy en día se encuentra el gimnasio y los chapuzones en las privilegiadas piscinas exteriores.

Con la felicidad de recordar todo lo vivido, con las 40 velas sopladas, el polideportivo continúa superando el presente. El antiguo edificio arrasatearra no se libra del paso del tiempo. Y es que el que es el segundo polideportivo más antiguo de Gipuzkoa, después del de Ipurua en Eibar, muestra una delicada salud a sus 40 años de vida. El edificio central tiene aluminosis, una alteración de algunos hormigones que conlleva su degradación y pérdida de resistencia. El objetivo del departamento de deportes es «finalizar la legislatura con un proyecto de mejora de las instalaciones sobre la mesa», un boceto que llevará su tiempo y que «requerirá la aportación de mucha gente». El objetivo de este plan integral de mejora de Musakola, es modernizar las instalaciones, «mejorando su rendimiento» y por ende el servicio y necesidades de los usuarios.

Fotos

Vídeos