La avenida Uribarri, tercera fase de la reurbanización entre Takolo y Goiru

Comienzo de las obras en la margen izquierda desde la rotonda de la plaza Udala hasta la entrada a las instalaciones de Iturripe.
Comienzo de las obras en la margen izquierda desde la rotonda de la plaza Udala hasta la entrada a las instalaciones de Iturripe. / GOÑI

Renovarán aceras y crearán otro tramo del bidegorri, obras que prevén terminar a final de año

NAGORE GOÑI ARRASATE.

Continúa el proyecto de reurbanización de la travesía Takolo-Goiru. Esta semana han despegado los trabajos de la siguiente fase de las obras de acondicionamiento de la antigua travesía de la carretera GI- 2620, correspondientes a la fase E-1, que transcurre por Uribarri Etorbidea, desde la rotonda de la plaza Udala hasta la entrada a las instalaciones de Iturripe.

La actuación cuenta con un presupuesto total de 554.503 euros y corre a cargo de la empresa de excavaciones y transportes Orsa. Prevén que las obras finalicen en un plazo de cuatro meses.

Entre las labores que se llevarán a cabo destacan la renovación de aceras, delantera y trasera de las viviendas de Uribarri Etorbidea, así como la creación de un tramo del bidegorri que atravesará la avenida por la parte trasera del edificio de viviendas junto al río. Una vez finalizado se unirá con el tramo de bidegorri de Arrasate Pasealekua. Las obras finalizarán con la renovación de la red de saneamiento de aguas.

La reurbanización de la Avenida Uribarri se realizará por tanto, en dos fases. La primera correspondiente a la margen izquierda desde la rotonda hasta Iturripe, y la segunda, la zona de Erguin, que no sufrirá por ahora ningún cambio, teniendo en cuenta que no hace mucho que la calzada fue asfaltada. El tráfico rodado durante las obras no sufrirá mayores cambios -se ha estrechado el ancho de la calzada y reducido la velocidad de vehículos- y el Ayuntamiento hará lo posible para no ocasionar mayores molestias entre los viandantes.

El de Takolo-Goiru es uno de los proyectos urbanísticos más ambiciosos de los últimos años. La travesía de la carretera GI-2620 fue transferida por la Diputación Foral al Ayuntamiento en enero del 2014, y es consecuencia de la entrada en servicio de la variante de Olandixo. Junto con la cesión de la titularidad, la Diputación transfirió al consistorio una partida económica para sufragar la reparación del firme, que se realizó a finales del 2014, una inversión que supuso una parte del total de la inversión por parte del Ayuntamiento para la reurbanización de toda la travesía.

Un objetivo que se planteó en nueve diferentes fases a ejecutar, cada una de ellas de manera independiente. La primera fue la del Paseo Arrasate, que tras ocho meses de obra se reabrió al tráfico con restricciones de velocidad y predominio de peatones en noviembre del 2015 y la segunda la de Alfonso VIII, en la que se realizaron trabajos de estrechamiento de las vías de circulación con el objeto de reducir la velocidad de los vehículos y la ampliación de las aceras para los peatones.

Se mejoró además la red de servicios, habilitado nuevas plazas de aparcamiento, plantado árboles e instalado nuevas zonas verdes. Todo quedó finalizado para finales de noviembre del pasado año.

Ahora, en esta tercera fase le toca el turno a la avenida Uribarri y quedan otras seis más para ver reurbanizada toda la travesía de Takolo-Goiru.

Fotos

Vídeos