«Los asuntos vinculados con las drogas son prioritarios para el Ayuntamiento»

Antidroga. La suboficial Amaia Frontaura, la alcaldesa María Ubarretxena y el jefe de la Policía Municipal Iñaki Arriaga. /  OLIDEN
Antidroga. La suboficial Amaia Frontaura, la alcaldesa María Ubarretxena y el jefe de la Policía Municipal Iñaki Arriaga. / OLIDEN

El Ayuntamiento los tiene «perfectamente identificados» al igual que a otros seis traficantes de droga en el municipioEl consistorio atribuye la alarma generada «a 3 o 4» heroinómanos problemáticos

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Mondragón «no es la meca de la heroína ni un lugar de referencia en el consumo de esta droga». El jefe de la Policía Municipal, Iñaki Arriaga, admitía que en los últimos años se ha registrado un repunte en el consumo de heroína «porque su precio es comparativamente más barato que otras sustancias». Pero descartaba de plano que el 'caballo' vaya a desbocarse como lo hizo en los años 80 cuando se cobró un cruento peaje en vidas jóvenes.

Sin embargo, la reiterada aparición de jeringuillas usadas en diferentes espacios públicos ha desencadenado una evidente alarma social. Esta circunstancia, sumada a una serie de robos y asaltos vinculados con el consumo de estupefacientes, ha desatado las especulaciones en torno al rebrote en el consumo de la heroína.

La alcaldesa María Ubarretxena ha terciado en esta polémica afirmando que «tanto la Ertzaintza como los voluntarios de Ai Laket descartan que se esté produciendo una expansión del consumo de heroína y sostienen que se registra en grupos muy determinados. En el caso de Arrasate, a día de hoy, ese consumo se circunscribe a un reducido grupo 3 o 4 jóvenes veinteañeros muy problemáticos que tenemos perfectamente identificados». Esto «no significa que no pueda haber más heroinómanos en la localidad», advertía el jefe de policía, pero estos 3 o 4 chicos «protagonizan desde hace un par de años todos los altercados relacionados con la aparición de jeringuillas, robos, atracos...».

Su grado de adicción a la heroína es tan elevado que, según el jefe de policía Arriaga, «necesitan inyectarse hasta tres dosis al día; mañana, tarde y noche, de ahí que empleen tantas jeringuillas que después abandonan en espacios públicos». Y ello sin perder de vista que el presupuesto para tanto consumo de heroína les lleva a cometer robos como el perpetrado en el hogar del jubilado de Erguin o el atraco a punta de navaja a joven en Biteri.

Uno de ellos, de hecho, actualmente se halla encarcelado en Martutene «por un periodo de tres debido a la acumulación de delitos».

Prioridad absoluta

La alcaldesa Ubarretxena remarcaba que «los asuntos vinculados con la droga son un tema absolutamente prioritario para el Ayuntamiento. Estamos en ello desde el primer día». Pero al tratarse de una cuestión «tan delicada es muy difícil comunicar a la ciudadanía el trabajo que estamos llevando a cabo porque no podemos revelar detalles ni informaciones que comprometan investigaciones en curso». La alcaldesa quiso trasladar a los vecinos que «estamos en ello y que tenemos identificados a consumidores y también a traficantes».

Seis traficantes

Las investigaciones que de manera coordinada lleva adelante la Policía Municipal y la Ertzaintza han permitido «identificar a seis personas que se dedican al tráfico de drogas en el municipio», revelaba la alcaldesa. Y entre estas personas «sin escrúpulos que se lucran haciendo negocio a costa de la salud de los vecinos de esta municipio -decía Ubarretxena- nos hemos encontrado de todo: chicas, chicos, autóctonos, extranjeros, jóvenes, mayores...».

Pero no basta con identificarles. A menos que sean sorprendidos in frangati vendiendo droga, «no se les puede acusar de narcotráfico, y pese a que todos ellos han sido detenido y puestos a disposición judicial, a los pocos están en la calle».

La alcaldesa no ocultaba su frustración ante esta situación y apelaba a la colaboración ciudadana» para sacar de la circulación a estas pequeños traficantes.

El jefe de la Policía Municipal Iñaki Arriaga secundaba este llamamiento garantizando al denunciante que «permanecerá en el anonimato porque no se le va a solicitar ningún tipo de identificación». Arriaga también invitaba a los ciudadanos a que llamen inmediatamente si observan la presencia de heroinómanos inyectándose. A estos se le puede imponer una sanción administrativa, no penal, pero nada más. Reconocía Arriaga que se trata de un problema que hay que atajar de raíz, porque «si no es en lugar si pincharán en otro». La alcaldesa resaltó que el Ayuntamiento se mantiene en permanente contacto con las familias de estos jóvenes para tratar de abordar este problema de drogodependencias de forma integral desde un tratamiento de desintoxicación y rehabilitación.

Más

Fotos

Vídeos