Los 40 años de Sebero Altube

Centro. La plaza Sebero Altube, escenario de incontables actos durante el año, poco concurrida durante el mes de agosto./OLIDEN
Centro. La plaza Sebero Altube, escenario de incontables actos durante el año, poco concurrida durante el mes de agosto. / OLIDEN

La neurálgica plaza fue bautizada con el nombre del músicos y lingüista en 1977. José Letona fue el valedor de la iniciativa que planteó en 1975 al entonces alcalde Pedro Basterrechea

KEPA OLIDENARRASATE.

La céntrica plaza Sebero Altube, escenario de incontables eventos y uno de los puntos neurálgicos de la villa, lleva 40 años nominando al insigne músico y lingüista nacido en Arrasate en 1879 y fallecido en Gernika en 1963. Su biógrafo Josemari Vélez de Mendizabal recordaba en su blog en euskara Hots Begi Danbolinak que la citada plaza fue bautizada en honor de Altube en un ceremonia que tuvo lugar el 19 de febrero de 1977.

El gran valedor de esta designación fue el desaparecido historiador José Letona. Vélez de Mendizabal recordaba que Letona estaba a punto de publicar su libro 'Mondragón, sus calles', en 1975, «cuando le presentó la propuesta al entonces alcalde Pedro Basterretxea».

La iniciativa tardó en madurar pero «valió la pena» porque fructificaría al cabo de dos años en la nominación de un espacio urbano inmejorablemente ubicado: la plaza donde hasta pocos años antes se había levantado el edificio del mercado de abastos.

Vélez de Mendizabal rememora que la plaza estaba abarrotada a las 18.00 horas del 19 de febrero. Los trabajos para adecuar la plaza «habían finalizado al amanecer: colocaron piedra traída de Pitillas y plantaron el retoño número 81 del árbol de Gernika».

Presidió el acto el nuevo alcalde José Antonio Altuna y en su intervención elogió la figura del «escritor, filósofo, lingüista, musicólogo y alcalde de Gernika» Sebero Altube, fallecido 14 años atrás en la villa foral.

Vélez de Mendizabal cuenta que, al descubrirse la placa con el nuevo nombre de la plaza, tomó la palabra Karmen García Gorosabel, pariente de Altube, para tratar de agradecer el gesto, «pero embargada por la emoción solo pudo gritar '¡Gora Euskadi!'. Karmen era la viuda de Venancio Castañares, uno de los civiles fusilados por los franquistas en otoño de 1936.

Precisamente Karmen y Venancio sirvieron de inspiración a Sebero Altube para escribir su novela 'Laztantxu eta Betargi', una de las obras más conocidas del autor y cuyo argumento se desarrolla en el pueblo ficticio de Arrasturi, trasunto de Arrasate en los aciagos tiempos de la guerra civil y las represalias y fusilamientos que le siguieron.

Vélez menciona que este año se cumplen 60 años de la publicación de esta novela, que inicialmente vio la luz en la revista 'Alderdi' y posteriormente se editaría en 1979.

Josemari Vélez de Mendizabal menciona asimismo el simbólico retoño del árbol de Gernika inaugurado aquel día tuvo una vida efímera. Saludado por el alcalde Altuna como símbolo de nuestras libertades y costumbres, y que representa los derechos que nos corresponden», el joven roble no viviría mucho más de un mes: el 21 de marzo de aquel mismo año, «unas manos anónimas destrozaron completamente el retoño».

Musakolako kiroldegia itxita egongo dela datozen egunetan. Udaletik aditzera eman zutenez sutea larunbatean goizaldeko 1:50ak kiroldegiko kuadro elektriko orokorrean izan zen. Kalte elektrikoa oso handia da.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos