10 años llevando el hospital a casa

Sostenible. El servicio dispone actualmente de cuatro nuevos automóviles eléctricos. / DV
Sostenible. El servicio dispone actualmente de cuatro nuevos automóviles eléctricos. / DV

El Servicio de Hospitalización a Domicilio de la OSI Alto Deba se inauguró en 2008 | El servicio ha realizado 6.500 ingresos y 63.500 estancias viendo un promedio de treinta pacientes diarios

KEPA OLIDEN ARRASATE.

El servicio de hospitalización a domicilio se estrenaba el 2 de junio de 2008 atendiendo a un paciente de Aretxabaleta. En los 10 años transcurridos desde entonces el servicio se ha consolidado como una herramienta alternativa útil y eficaz a la hospitalización convencional en la resolución de los problemas graves de salud. Desde aquella primera visita, se han realizado un total de 6.500 ingresos, con 63.500 estancias, viendo un promedio de 30 pacientes diarios.

Estas importantes cifras se acompañan además de la satisfacción de los pacientes. Según los datos de la última encuesta el 99 por ciento desearía volver a ser atendido en caso de poder elegir.

La atención continuada en el domicilio favorece la empatía con el paciente. «Es fácil pensar que en ese momento aunque eres el profesional podrías ser tú el paciente. Entras en su 'territorio' y en su familia. Para las familias es reconfortante pues participan activamente en los cuidados, obtiene más información del proceso y se organizan mejor en la rutina diaria» señalaba el director del servicio Julio Sandoval.

El doctor Sandoval dirige la hospitalización de domicilio desde su fundación. Entre marzo y mayo de 2008 se formó y seleccionó al personal de la unidad, se definieron las rutas, la organización y la gestión del servicio que se estrenaba el 2 de junio atendiendo a 6 pacientes en sus domicilios y con un equipo integrado por 3 médicos, 5 enfermeras, 1 auxiliar administrativo, 3 coches y 2 ordenadores y un portátil para todos

Las cosas han cambiado mucho en 10 años. «Desde nuestros comienzos en un pequeño despacho y con un almacén compartido a ubicarnos en la cuarta planta del nuevo edificio con amplias y cómodas instalaciones, pasando de 3 a 5-6 médicos, de 5 a 6 enfermeras y hasta disponer de 4 nuevos vehículos eléctricos que nos permiten ser más respetuosos con el medio ambiente» explicaba Sandoval.

Recordaba que «nos tocaba ir a un domicilio de Araoz. Estaba todo nevado. Llevábamos las fundas para la nieve colocadas en las ruedas pero se salieron y nos quedamos atascados. No podíamos seguir y tuvimos que llamar a la Ertzaintza».

Asimismo, el perfil de los pacientes también ha evolucionado. «Hemos tenido que ir adaptándonos a los nuevos perfiles de pacientes crónicos-pluripatológicos y pacientes paliativos que cada vez están adquiriendo mayor peso, pero hay algo que durante todo este tiempo se ha mantenido; que es la disposición y entrega hacia el cuidado del paciente».

Agradecimientos

El equipo que dirige el doctor Sandoval recibe agradecimientos de los pacientes que tratan. «Algunos hasta con receta de trufas, otros con repertorio de canciones, todos con mucho cariño».

No faltan cartas rebosantes de emotividad como la remitida por el hermano de una paciente que en nombre de la familia «queremos mostrar nuestro mayor agradecimiento por el magnífico servicio que nos ha prestado, pues ha sido inmejorable, extraordinario... Y nos ha ayudado muchísimo a sobrellevar los difíciles momentos que hemos pasado. Mi hermana ha fallecido, y me consta que ha estado encantada por el trato recibido por este magnífico equipo».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos