Sin ánimo de polémica ni de fractura social

La controversia en torno a las chabolas de Agerre-Santa Teresa, con firmas de un signo y de otro, no ha enrarecido la convivencia ni la concordia entre los residentes en la zona. «Nada más lejos de nuestro ánimo que crear más polémica en el barrio», decía un firmante en contra de las chabolas. «Solo pedimos una solución lo mas justa posible a las partes afectadas», esto es, vecinos y propietarios damnificados por las humedades, de un lado, y horticultores, de otro lado. La solución «no será fácil debido a que la parcela es de titularidad privada».

Los partidarios de las chabolas reconocen el problema, y lo atribuyen a la actitud de algún horticultor puntual, porque la inmensa mayoría «se esfuerza en no molestar ni ensuciar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos