Diario Vasco

Los negocios y el arte no se conjugan bien

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Motivos familiares condujeron a Rafael Fernández Zubiaga a afincarse en Mondragón. Tenía 23 años y hasta entonces había vivido de la pintura. Pero en Arrasate se tuvo que hacer cargo de un pequeño comercio de muebles perteneciente a su familia. Sobre esta base fundaría en 1956 la Amuebladora Mondragonesa, un negocio que nacía «el mismo año en la primera cooperativa, Ulgor». Zubiaga no oculta que las cosas le han ido bien. Pero su actividad profesional le obligaría a colgar los pinceles. «Del disgusto que se llevó, mi padre estuvo sin hablarme durante algún tiempo» Ahora, en la jubilación, Zubiaga recupera su temprana vocación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate