Diario Vasco

Se devuelven más del 60 % de los objetos perdidos

El armario acristalado que contiene decenas de objetos extraviados atrae como un imán las miradas de los ciudadanos que aguardan en la cola del BAZ. En las baldas de este aparador se exhiben, clasificados por orden de antigüedad, teléfonos móviles, prendas, tarjetas de transporte, juguetes, libros, llaves, gafas... «hasta un 'sonotone'» añadía la directora de la oficina Edurne Mujika. Hasta «un 60-70 por ciento» de estos objetos recuperados son devueltos a sus dueños, aseguraba Mujika. Los casos de picaresca, sin embargo, son «residuales» aseveraba. Alguna vez les ha ocurrido que una persona que reclamaba como suyo un móvil quedó desemascarada cuando se le exigió que aportara el número PIN.

Los objetos extraviados de más valor, como los de joyería, se guardan en una caja de seguridad, y su devolución solo se produce a quien es capaz de describir las características del objeto que reclama como suyo. Por ejemplo, en el caso de una alianza, identificar la inscripción que lleva en su interior.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate