Diario Vasco

Dos mociones abordarán hoy la cuestión de la laicidad municipal

Pleno. Los 21 miembros de la corporación municipal durante la última sesión plenaria.
Pleno. Los 21 miembros de la corporación municipal durante la última sesión plenaria. / OLIDEN
  • Irazabazi y Baleike propugnan la estricta separación entre Ayuntamiento y religión

  • El PNV plantea que los corporativos puedan participar en actos considerados tradiciones del patrimonio cultural

La cuestión de la laicidad municipal saldrá hoy martes a la palestra en el pleno corporativo convocado a las 17.00 horas. Sendas mociones presentadas por Irabazi-Baleike, de un lado, y por el PNV, de otro, suscitarán el debate en torno a la separación que ha de prevalecer entre el ámbito público-institucional del ayuntamiento y la confesionalidad religiosa, representada principalmente por la Iglesia católica.

Los grupos municipales de Irabazi (Ezker Anitza-IU, Equo e independientes) y Baleike (marca local de Podemos) propugnan la más estricta división entre ambas esferas. En la moción que se someterá hoy al pleno proponen que se acuerde que los actos públicos oficiales «serán exclusivamente civiles y sin connotaciones religiosas». En consecuencia, «ninguna autoridad pública o funcionario participará, en calidad de tal, en actos de naturaleza religiosa».

Las coaliciones de izquierdas Irabazi-Baleike van de la mano en esta moción cuyo objetivo es la «defensa y fomento de la libertad de conciencia de todas las personas, así como establecer la legitimidad secular de las instituciones públicas en el ámbito municipal».

Tradiciones y costumbres

El grupo municipal de EAJ-PNV secunda la propuesta de que los trabajadores del ayuntamiento y quienes están al servicio de la administración municipal «no participen como representantes en actos de matices religiosos». Pero se desmarca de la moción de Irabazi y Baleike con la apostilla de los miembros de la Corporación «podrán participar en actos que se consideran costumbres, tradiciones o cultura de la localidad y que estén arraigados desde hace tiempo con total normalidad en la localidad».

Los jeltzales puntualizan que en Arrasate existen numerosas costumbres y tradiciones festivas vinculadas en su origen a la religión. Y ponen como ejemplo la festividad de San Juan, Maritxu Kajoi, San Nikolas, Santamasak y todo el calendario festivo de barrios y anteiglesias (San Valerio, Santa Águeda, San Isidro, Santa Marina...) Se trata, sostiene el PNV, de celebraciones que han adquirido arraigo en el patrimonio cultural de la localidad transcendiendo el ámbito puramente religioso.

El Ayuntamiento ha manifestado su voluntad de «fomentar» la libertad de conciencia y el ejercicio de la democracia, tanto en lo relativo a la pluralidad religiosa como ideológica, a través del respeto a las creencias de toda la ciudadanía, pero considera que esto «no puede romper con las costumbres y tradiciones de la localidad, patrimonio que se ha convertido en parte de nuestra cultura».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate