Diario Vasco

El castillo de Goikobalu tuvo una vida efímera

Realza y moldea tu cuerpo con los últimos diseños en moda íntima

Hasta 80%

Gran variedad en alfombras de diseño

Las mejores marcas a los mejores precios

Diseños con impresión digital para decorar tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Diseños originales que decoran y protegen tu mesa

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Últimas tallas a precios insuperables!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Moda urbana con estilo propio

Las mejores marcas a los mejores precios

Gran selección de consumibles para todas las marcas

Hasta 70%

¡Accesorios escolares y juguetes de sus personajes favoritos!

Hasta 70%

Relojes y joyas para hombre y mujer

Hasta 70%

Chaquetas y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Botas, botines y zapatos de piel para mujer

Hasta 70%

Todas las marcas en relojes para hombre y mujer

Hasta 80%

Si se demuestra que el castillo de Goikobalu data de los siglos XI o XII, como se presume, la vida de este gran baluarte erigido sobre el cerro de Santa Bárbara fue bastante corta. La construcción de esta gran fortificación llevaría muchos años y desde él ejercía su dominio el 'tenente' representante del rey navarro. Era el foco de poder y el punto defensivo del poblado de Arrasate. Pero con la conquista castellana y la fundación de Mondragón, el poder navarro desaparece y la defensa de la villa se confía a sus murallas. El castillo pierde todas sus funciones y finalmente es derribado en el siglo XV, durante el reinado de Juan II, a raíz de las reiteradas quejas de los mondragoneses por ser «cobijo de malhechores» como dejó dicho Esteban de Garibay. El castillo se demolió y todos sus sillares de caliza proveerían de inmejorable material de construcción a las casas y muralla de Mondragón.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate