Diario Vasco

Ikerlan aplicará la inducción para proteger a los aviones del hielo

InductICE. Una investigadora trabaja en este proyecto.
InductICE. Una investigadora trabaja en este proyecto. / IKERLAN
  • Esta tecnología podría obtener eficiencias globales energéticas que superen el 90 por ciento y estar lista en 2019

  • Desarrolla para Airbus DS una novedosa tecnología de inducción electromagnética

Ikerlan desarrolla para la empresa Airbus DS una novedosa aplicación de la tecnología de inducción electromagnética para proteger contra el hielo las alas de aviones. El centro tecnológico arrasatearra, que desarrolla aplicaciones basadas en el electromagnetismo para diferentes sectores, implementará un método para calentar una fina malla (0,1 milímetros) de metal integrada en las alas de las aeronaves fabricadas en material compuesto. La inducción electromagnética se caracteriza por su eficiencia y rapidez cuando se utiliza como método de calefacción, con lo que se esperan beneficios en su aplicación en comparación con los sistemas convencionales.

Este proyecto de I+D, llamado InductICE, finalizará en julio de 2019, y ha recibido una financiación de 250.000 euros del programa CleanSky 2, una asociación entre la Comisión Europea y la industria que busca modernizar el sector aeronáutico del continente.

Seguridad del vuelo

Los bordes de las alas pueden acumular una capa de hielo que mengua su capacidad aerodinámica, lo cual repercute en la seguridad del vuelo.

La inducción es un método que se emplea cada vez más para calentar superficies metálicas, por su rapidez de funcionamiento, porque permite el control preciso de la potencia aplicada y no requiere contacto directo entre la fuente y el elemento a calentar. En la aplicación en desarrollo, el elemento a calentar será una fina malla metálica integrada en la cara exterior del laminado de material compuesto del borde de ataque de las alas, y por debajo de él se situará el bobinado inductor.

Se espera obtener eficiencias globales energéticas que superen el 90 por ciento, mejorando las alcanzadas con los sistemas convencionales en uso. El sistema será totalmente modular, y podrá funcionar como sistema antihielo (calefacción en modo continuo) o de deshielo (calefacción en modo cíclico), lo que traerá la ventaja de una mayor fiabilidad.

Cuando un avión vuela en condiciones de 'engelamiento', los bordes de las alas pueden llegar a acumular una capa de hielo. Bastan unos pocos milímetros para que esta capa tenga implicaciones sobre la seguridad del vuelo, al menguar su capacidad aerodinámica, producir vibraciones, bloquear mecanismos o dañar elementos al desprenderse e impactar en ellos.

Según la responsable de este proyecto en Ikerlan, Irma Villar, «los sistemas de protección contra el hielo son uno de los elementos de los aviones que más energía consumen, por lo que las empresas del sector están buscando tecnologías que permitan implementar alternativas más eficientes. La inducción puede contribuir de forma positiva». El sistema que desarrolla Ikerlan tiene como objetivo ser «más eficiente energéticamente que los convencionales», que se dividen en dos grandes grupos: por un lado los mecánicos, que separan el hielo mediante deformación de la superficie; y los térmicos, que calientan las superficies mediante resistencias eléctricas o que redirigen parte del aire caliente del compresor del motor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate