Diario Vasco

Gestor de los parkings hasta 2056

Reapertura. El aparcamiento subterráneo de Laubide se reabrirá diciembre después de diez años y lo explotará la empresa Murias .
Reapertura. El aparcamiento subterráneo de Laubide se reabrirá diciembre después de diez años y lo explotará la empresa Murias . / OLIDEN
  • Un contrato suscrito en 2003 por el consistorio privatizó la explotación de los aparcamientos por un periodo de 50 años a contar desde 2006

  • Construcciones Murias 'hereda' la concesión de la explotación de Laubide y Biteri

Las 150 plazas rotatorias del parking subterráneo de Laubide volverán a abrirse al público a primeros del próximo mes de diciembre con tarifas idénticas a las que rigen en el parking de Biteri (1,2 euros la hora).

La empresa Construcciones Murias S.A. explotará ambos aparcamientos manteniendo la plantilla de Biteri e instalando máquinas de cobro automáticas en el de Laubide. Y, si en el futuro las cosas no se tuercen, Murias mantendrá la explotación hasta el año 2056.

Será entonces cuando vencerá la adjudicación a 50 años que el ayuntamiento acordó en abril de 2003 con Construcciones Bikani S.L., siendo alcalde Xabier Zubizarreta en representación de Arrasateko Sozialista Abertzaleak (ASA). Un mes antes la firma constructora vizcaína había recibido la concesión de la explotación de los aparcamientos de Laubide y Biteri, cuya construcción le fue encomendada por el consistorio junto con la entrega de una 'aportación compensatoria' de 2.295.000 euros.

Bikani construyó el parking subterráneo de 432 plazas y urbanizó el nuevo Biteri. Y su inauguración recaería tres años más tarde -en noviembre de 2006- en el alcalde Ignacio Lacunza (PNV), durante cuyo mandato comenzaría a correr el contador de aquella adjudicación a 50 años.

Al alcalde Lacunza le correspondió presidir aquel acto inaugural, pero no tuvo nada que ver con las «malas decisiones» que le ha atribuido EH Bildu y que esta formación ha situado en el origen del cierre de Laubide aquel mismo año.

El equipo de gobierno que encabeza la jeltzale María Ubarretxena no sólo se ha llevado el mérito de reabrir diez años después el parking de Biteri, sino que además ha salido en defensa del buen nombre de Lacunza.

Han rebuscado en el archivo para dar con las actas que explican el verdadero origen de este embrollo que ha tardado una década en resolverse. Y las actas revelan que en marzo de 2003 la corporación presidida por Zubizarreta adoptó el acuerdo plenario de privatización de la explotación de los aparcamientos de Biteri y Laubide con los votos a favor de ASA (8), EA (3) e IU (1) y la oposición de PSE-EE (4), PNV (3) y PP (1).

9 millones de euros

El valor máximo atribuible a la concesión se fijó en 9.171.327 euros y esa sería la cantidad que el ayuntamiento tendría que pagar, entonces e igualmente ahora, por rescindir el contrato antes de 2056. La posibilidad de que se diera el caso, de cualquier forma, era «muy, muy remota» tal y como pronosticó el entonces alcalde Zubizarreta.

El actual ayuntamiento tampoco ha demostrado el más mínimo interés por la rescisión de un contrato que tan caro le puede salir a las arcas municipales. El equipo de gobierno que preside María Ubarretxena ha concentrado sus esfuerzos en renegociar la reapertura del parking cerrado por Bikani en 2006.

La empresa adjudicataria de la explotación de los dos aparcamientos acababa de inaugurar el de Biteri, con sus 432 plazas, y como viera que éste no se llenaba, decidió ahorrar costes y duplicidades clausurando el de Laubide. Y nadie le pudo decir nada porque Bikani tenía en el bolsillo un contrato de explotación a 50 años con la ya mencionada cláusula de rescisión.

La quiebra de Gespark

Bikani modificaría su denominación social en junio de 2008 para pasar a llamarse Gespark Inversiones 2008. La nueva titular de la adjudicación de la explotación de los dos parkings retuvo todos sus derechos sobre ellos hasta que se declaró en concurso de acreedores en 2014. Dejó a deber al ayuntamiento 74.000 euros pero la deuda más cuantiosa, de casi dos millones de euros, la tenía contraída con el Banco Popular a raíz de un crédito hipotecario. Como principal acreedor, la entidad financiera se quedó con los derechos sobre la explotación de los aparcamientos de Arrasate.

Así, el pulso de los responsables por reabrir el parking de Laubide ha sido con el Banco Popular. Decía la alcaldesa Ubarretxena que este banco no movió un dedo al respecto hasta que se vio acorralado por la exigencia, ratificada por el Administrador Concursal, de tener que acreditar «experiencia demostrable en la gestión» de parkings. Además, el consistorio se guardó un as en la manga al reservase la facultad de homologar o no a la empresa concesionaria de la explotación. Fue solo entonces cuando el Banco Popular reaccionó y buscó una empresa capacitada para hacerse cargo de la gestión de los aparcamientos: Murias. Esta firma le pagó 500.000 euros al Banco Popular, y con el beneplácito del ayuntamiento, se encargará de la explotación de los parkings de Biteri y Garibai hasta el año 2056.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate