Diario Vasco

Makatzena podría estrenar sus escaleras mecánicas en 2018

Accesibilidad. El ascensor se construirá al lado de las escaleras.
Accesibilidad. El ascensor se construirá al lado de las escaleras.
  • Barajan trasladar el albergue de invierno para transeúntes a una casa de la calle Hondarribia

  • Acondicionarán una zona de estancia cubierta y repararán el techado del frontón

El barrio de Makatzena podría estrenar sus ansiadas escaleras mecánicas en 2018, según el concejal de obras, servicios, mantenimientos y barrios Óscar García (PSE). El proyecto alcanzará velocidad de crucero con la dotación presupuestaria que en 2017 permitirá acometer la redacción del mismo «en el plazo de 4 o 5 meses». Los trabajos, según calculaba García, podrían empezar «a finales del año que viene» y, si se cumple el calendario previsto, el ascensor público entraría en servicio en 2018.

A falta de que se concreten las propuestas técnicas, el concejal socialista indicaba que elevador público se construirá contiguo a las escaleras que suben de la calle Hondarribia a Makatzena.

Parque y frontón

Esta actuación urbanística se enmarca, según García, en el esfuerzo del ayuntamiento por mejorar los equipamientos de los barrios. Y citaba la «reparación de las aceras de Gorostiza y otras pequeñas mejoras realizadas en Obenerreka, Santa Marina, Zigarrola, San Andrés...». Pero el de Makatzena es sin duda uno de los que más atención van a recibir con «una inversión de 350.000 euros cuyo presupuesto tenemos ya consensuado» y que se destinará «a acondicionar una zona de estancia cubierta, aparcamientos y un techado nuevo para el frontón».

Aunque la actuación corresponde al área de urbanismo, en manos del PNV, García aseguró que la «dirección política» de este proyecto corre a cargo del partido socialista.

La nueva zona de estancia proyectada en la zona del frontón se rehabilitará -señalaba García- como un espacio verde y de juegos infantiles, cubierto y equipado además con mobiliario como bancos, alumbrado y una fuente, y rematado con árboles.

La zona de estacionamiento se reordenará y continuará dando cabida a los automóviles y la destartalada cubierta del frontón será reparada para recuperar esta instalación deportiva.

Otra de las novedades que se barajan en la zona es la posibilidad de que se habilite un albergue de invierno para transeúntes en una vivienda de la calle Hondarribia. El ayuntamiento, la Diputación Foral y un propietario particular negocian la propuesta que esta semana desvelaba la alcaldesa María Ubarretxena (PNV).

Una permuta por otras propiedades inmobiliarias de titularidad municipal podrían permitir al ayuntamiento hacerse con una vivienda donde podría ofrecer alojamiento temporal gratuito a los transeúntes sin recursos que recalan en Arrasate durante el invierno. Según la regidora arrasatearra, podría constituirse en un servicio de ámbito comarca, «algo actualmente en estudio en la Mancomunidad» de acuerdo con el «mapa de servicios sociales trazado desde la Diputación Foral».

La eventual inauguración de este nuevo albergue de invierno de la calle Hondarribia, de materializarse, tendría lugar tras declarar fuera de ordenación el anterior albergue sito en un antiguo pabellón industrial de Zaldibar. Además, las instalaciones del antiguo albergue no reunían las debidas condiciones para alojar dignamente a sus usuarios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate