Diario Vasco

El mercado saldrá a la plaza Biteri

El 4 de noviembre se cumplirá el décimo aniversario de la inauguración de la plaza.
El 4 de noviembre se cumplirá el décimo aniversario de la inauguración de la plaza. / OLIDEN
  • Los sábados a partir de noviembre habrá puestos de alimentación y baserritarras

  • Esta experiencia piloto se prolongará durante un año para favorecer a los consumidores que no pueden comprar otro día

Hasta 34 puestos de venta ambulantes de alimentación (frutas y verduras, encurtidos, embutidos...), 18 puestos baserritarras y 3 puestos más correspondientes a artesanos y entidades socio-culturales (promociones de grupos culturales, asociaciones, estudiantes...), tendrán cabida en el nuevo mercado de los sábados a partir de noviembre.

La iniciativa impulsada por el departamento de obras y servicios que preside el concejal Óscar García (PSE) nace con carácter experimental y se prolongará durante un año «para estudiar la respuesta de los consumidores» a esta nueva oferta comercial. Sus principales destinatarios son todos aquellos consumidores que, por motivos laborales o de otra índole, no pueden acudir a la plaza del mercado los miércoles y viernes por la mañana.

Obviamente, si las respuesta de la ciudadanía es positiva y se traduce en un buen volumen de ventas, el mercado de los sábado «se consolidaría» aseguraba García.

Esta feria sabatina, si finalmente se consolida, reportaría un doble beneficio, según este edil. Por un lado, ampliaría la oferta comercial y facilitaría la compra a los consumidores, y , por otro, «ejercería un factor dinamizador en favor de la hostelería y el resto del comercio». En este sentido, García inscribe el lanzamiento de este nuevo mercado dentro de las medidas «encaminadas a convertir a Mondragón en un foco de atracción que atraiga a clientes de toda la comarca que vengan el sábado a la mañana a comprar y a consumir aquí».

El ayuntamiento mantiene abierto hasta el 25 de octubre el plazo de inscripción para los vendedores ambulantes, baserritarras y artesanos interesados. De los 34 módulos o puestos destinados para la venta de productos de alimentación, tres se reservarán a temporeros, y su distribución comprenderá 18 módulos debajo de la cubierta de Biteri y los restantes 16 en el exterior. Cada módulo ocupará tres metros lineales y un vendedor de fruta podrá ocupar como máximo 3 módulos (9 metros lineales) y los otros vendedores de alimentación, un máximo de 2 módulos (6 metros lineales). Las ordenanzas fiscales del año 2016 establecen para estos vendedores una tarifa a pagar de 2,86 euros por metro y día. Pero en las Ordenanzas Fiscales de 2017 se diferenciaran según ubicación bajo cubierta o exterior. Además en el caso de los temporeros se abonará en razón del plazo de explotación concreto.

Baserritarras

Los baserritarras tendrán a su disposición un total de 18 módulos de 1,83 metros lineales cada uno. Todos ellos se cobijarán bajo la cubierta de Biteri. Una misma persona no podrá ocupar más de 2 módulos (3,66 metros). El Ayuntamiento cederá las mesas plegables para los puestos y será el adjudicatario el que monte, desmonte y almacene la correspondiente mesa o mesas.

Los baserritarras empadronados en Arrasate obtendrá una bonificación del 100 por cien en la tarifa a pagar, y los no empadronados, según las Ordenanzas Fiscales de 2016, abonarán 2,65 euros por metro y día de ejercicio de la actividad.

Artesanos y socio-culturales

Artesanos y entidades socio-culturales se repartirán los tres últimos módulos disponibles, de 1,83 metros lineales cada uno y ubicados todos ellos bajo la cubierta de Biteri. Nadie podrá ocupar más de 1 módulo.

Al igual que en el caso de los baserritarras, el ayuntamiento cederá las mesas plegables para que cada adjudicatario monte, desmonte y almacene la correspondiente mesa.

También en este caso, los empadronados en Arrasate y las entidades sin ánimo de lucro se beneficiarán de una bonificación del 100 por cien en la tarifa, y y el resto, conforme a Ordenanzas Fiscales de 2016, abonarán una tarifa 2,65 euros por metro y por día de actividad.

El eco que este nuevo obtendrá entre los vendedores ambulantes y baserritarras constituye una incógnita. Una productora de un caserío de la localidad que acude a la plaza cada viernes advertía que «recolectar, limpiar y preparar todo el surtido de productos para exponerlos a la venta en la plaza conlleva mucho trabajo en primavera-verano, en el punto álgido de la cosecha». Por ello, esta baserritarra veía «difícil» poder preparar dos jornadas de feria consecutivas el viernes y el sábado. «Quizá podríamos intentarlo durante la época invernal, cuando la producción es mucho más limitada» apostillaba.

En cualquier caso, hasta que finalice el plazo de inscripción el próximo día 25 no se conocerá del número de vendedores solicitantes de puestos en el mercado del sábado.

Parece poco probable que los fruteros que acuden a la plaza del mercado los miércoles y viernes repitan también el sábado, «principalmente porque ya tienen otros compromisos en mercados que se celebran los sábados en otras localidades», señalaba Óscar García.

Sorteo de licencias

Si el número de solicitantes es inferior al del número de módulos disponibles, las licencias se otorgarán directamente. Pero si el número de solicitudes es superior al de licencias disponibles, se llevará a cabo un sorteo del que saldrá el orden de prelación de los titulares de las licencias. En base a este listado establecerá el orden preferencia a la hora de elegir la ubicación de los puestos de venta, con las limitaciones de número de puestos de cada tipo de producto de venta anteriormente indicadas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate