Diario Vasco

Y Maritxu reapareció en su cajón

fotogalería

Distinción con chaqué y sombrillas en Kanpantorpea.

  • Una gran afluencia de forasteros abarrotó la cuarenta edición de Maritxu Kajoi al coincidir en jornada festiva

  • La patrona de los txikiteros llevaba una semana 'ausente' pero volvió a tiempo para animar la noche

Maritxu reapareció ayer en su cajón después de una semana de 'ausencia' entre el entusiasmo de una plaza abarrotada de jóvenes 'maritxuzales'. El 'milagro' consistió en el regreso de la patrona de los txikiteros a su pedestal pasadas las 20.30 horas, a tiempo para animar una noche muy larga durante la que Arrasate se convirtió en la capital del poteo más elegante.

Los devotos txikiteros que echaban de menos a su patrona recorrieron durante la mañana las calles de la localidad en una procesión que portaba a hombros una réplica de la virgen que no explicaron de dónde se agenciaron. Unas andas de negro terciopelo y con las cavidades para portar las botellas de vino era portadas a hombros por miembros de la Maritxu Kajoi Komisiñua acompañados por una charanga.

Una multitud de gente ataviada con sus mejores galas llenó ayer las calles de la villa cerrajera en una de las ediciones más concurridas de la festividad de Maritxu Kajoi. «Es como si todo el pueblo saliera vestido para acudir a una boda» concluía la eibarresa Inma, quien por primera vez asistía a la fiesta de Maritxu Kajoi vestida para la ocasión con un distinguido vestido goyesco cargado de encajes y complementado con perlas. Vino acompañada de su marido Aitor, que lucía un llamativo traje escocés con falda a cuadros. Esta estilosa pareja eibarresa hace gala de su osadía a la hora de vestir «no sólo en días puntuales como el de hoy. La gente está muy guapa vestida así, y debería salir todos los fines de semana tan elegante», señalaba Inma.

Eibarreses, errenteriarras... y forasteros llegados de otras muchas localidades se dieron cita ayer en una de las fiestas más populares y exitosas del calendario pseudorreligioso. Maritxu Kajoi, en origen la Virgen del Rosario, se ha erigido en una de las celebraciones más señaladas de Arrasate después de 40 ediciones.

La coincidencia de Maritxu Kajoi en día festivo por primera vez en cuatro décadas animó a muchos visitantes a sumarse a un evento que parece tener el futuro garantizado, a juzgar por la enorme afluencia de niños y niñas que viven esta jornada como una cita ineludible. Y la rogativa de Maritxu en su reciente 'visita' a Arantzazu para solicitar buen tiempo para su festividad, contribuyó notablemente a ello.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate