Diario Vasco

La guerra de 1936 costó la vida a 600 debagoiendarras

Homenaje. Familiares de represaliados por el franquismo.
Homenaje. Familiares de represaliados por el franquismo. / INTXORTA

La contienda civil desatada en 1936 por los militares golpistas del 18 de julio y que se prolongaría hasta el 1 abril de 1939 costó la vida a unos 600 debagoiendarras, según estimaciones de la asociación Intxorta 1937.

En el homenaje tributado el lunes a todos los represaliados por el franquismo, con ocasión del 80 aniversario de la entrada de las tropas 'nacionales' en Mondragón, el investigador Juan Ramón Garai desveló que «más de 8.000 vecinos de la comarca tuvieron que abandonar sus hogares para huir a Bizkaia escapando de las tropas franquistas».

La población Mondragón en 1933 era de 7.835 habitantes, pero a finales de 1936 «sólo permanecían en la localidad 3.060 vecinos».

Dos mil debagoiendarras empuñaron las armas en aquella guerra. Los milicianos y gudaris encuadrados principalmente en los batallones Dragones, UHP, Loiola, Amaiur, Itxarkundia y Kirikiño; y en las filas sublevadas, en los tercios del requeté Zumalacárregui y Montejurra.

De los 600 debagoiendarras caídos 177 eran de Bergara, 176 de Arrasate, 114 de Oñati, 89 de Aretxabaleta, 30 de Elgeta... Los fusilados y desparecidos por el bando republicano fueron 125, entre ellos 60 civiles fusilados sin juicio previo en octubre y noviembre de 1936.