Se alquila tranvía para bodas

No hay mucha demanda pero viajar en un tranvía 'exclusivo' es posible. /  RAFA GUTIÉRREZ
No hay mucha demanda pero viajar en un tranvía 'exclusivo' es posible. / RAFA GUTIÉRREZ

Basta con abonar una tarifa para organizar un evento en un espacio icónico de la ciudad

MARÍA REGO VITORIA.

Si prepara un cumpleaños a lo grande o busca un lugar con capacidad suficiente para llenar de anécdotas un reencuentro con sus excompañeros de clase tal vez no haya tenido en cuenta que la ciudad dispone de un puñado de simbólicos emplazamientos a su alcance. Desde el Iradier Arena al Palacio Europa. Los mismos recintos preparados para recibir al cantante de moda, la presentación de un libro o los congresos profesionales más variados pueden ser alquilados por ciudadanos a cambio del abono de la correspondiente tarifa. El arrendamiento se dirige a «personas jurídicas y también físicas», confirman en el Ayuntamiento vitoriano.

El plan no resulta barato, eso sí, pero si se dispone de cantidades en torno a los 2.500 euros podrá ocupar el multiusos durante toda una jornada, uno de los precios más altos -como en el resto de casos depende de una ordenanza- si se halla detrás de un lugar especial donde organizar una reunión. Las opciones se reparten por la ciudad. Además de la infrautilizada plaza de toros aparecen edificios cargados de historia como el palacio Villa Suso, cuyo alquiler por jornada oscila entre los 100 euros de las dos salas ojivales a los 500 que se piden por usar el área dedicada al embajador Martín de Salinas, que se puede reservar asimismo para funerales civiles (66,70 media hora). En caso de que el evento se celebre por la noche hay que abonar 110 euros por hora.

Los invitados deben atenerse a ciertas normas, algunas tan básicas como no fumar o no pegar ningún elemento, como carteles y pancartas, en mesas y paredes. Lo mismo se pide en el Palacio Europa, que se encuentra también a disposición de los ciudadanos que quieran alquilar alguna de sus estancias y, al igual que en Villa Suso, ofrece diferentes tarifas. Entre otras, la sala Prado sale por 100 euros medio día y la Olárizu alcanza los 700 por ese tiempo.

Otra de las posibilidades que da Vitoria a quienes buscan un detalle diferente en una celebración es alquilar una unidad del tranvía. «No hay mucha demanda pero se ha hecho para congresos y bodas», concretan desde Euskotren. Con este servicio, por ejemplo, se puede trasladar a los asistentes a un enlace desde el lugar de la ceremonia al banquete.

A las parejas que les parezca una buena idea pueden elegir entre un viaje de ida (567 euros) o de ida y vuelta (757) y a todas, aunque el metro ligero sea suyo por unos minutos, se les exige puntualidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos