Se aceleran e intensifican los trabajos de reparación de la carretera GI-627

Ayer se trabajaba intensamente para desbloquear el agua del río Bolibar que se había embalsado y se hizo una zanja en Sorautz. / JOXEBI

Durante al menos tres semanas el tráfico deberá pasar por el centro de la localidad al cerrarse los dos sentidos de circulación de la variante

JOXEBI RAMOS ESKORIATZA.

Los planes para el arreglo de la GI-627, a la altura de donde se produjo el pasado 26 de marzo un hundimiento en el camino del paso peatonal entre Sorautz y Elorreta, se han tenido que acelerar ya que ayer, a primera hora, se produjeron otros movimientos que afectaban directamente a la variante en ese punto. La Diputación ya estaba estudiando cómo dar solución al tema del río Bolibar que es el causante de esta situación, pero con carácter urgente empezó a trabajar el problema de la variante el pasado lunes, cortando el carril de la zona más cerca a la afectada, y colocando unos semáforos para regular el tráfico en ambas direcciones. Pero ayer a las 9.30 horas se produjo un hundimiento, que llegó a hacer bajar la variante 21 centímetros, e inmediatamente se coordinaron para solucionar la situación, la Diputación, Ayuntamiento, Ertzaintza y el Consorcio de Aguas de Gipuzkoa. A este último se le solicitó que disminuyera el caudal del río Bolibar, enviando más agua de la habitual del citado río al embalse de Urkulu. Ayer por la mañana, en uno de los trabajos que se estaban realizando, se rompió una tubería y se tuvo que hacer un arreglo de urgencia.

El 27 de marzo se comunicó a la Diputación lo que había sucedido y se tomó la determinación de dar prioridad a la variante. Como señalaba ayer el alcalde eskoriatzarra, Joserra Zubizarreta, «en aquel momento se decidió reforzar la variante para que no se hundiera y posteriormente el siguiente plan era reforzar el camino de Sorautz y la carretera hacia Lete. Ya habíamos cortado la carretera el día 28 de marzo por precaución, pero la pasada semana se produjo un hundimiento bastante fuerte en el camino de Lete. Entonces ya empezamos a trabajar conjuntamente Diputación y Ayuntamiento para ver qué posibles soluciones podía haber, porque el temor que teníamos todos es lo que hoy a la mañana ha pasado. El hundimiento de la tierra que taponara el tubo donde está encauzado el río Bolibar. Había que evitar que el agua pudiera ir hacia Olazar. La Diputación estaba realizando ya los trabajos para reforzar esa zona de la variante para que no se hundiera más. De hecho el jueves ya se empezó a quitar 3-4 metros de capa de tierra de encima del tubo por el que va el agua, para que no se hundiera. Pero al producirse hoy a la mañana el hundimiento, se ha bloqueado el tubo y se ha creado una presa».

Zubizarreta señalaba que «pido paciencia a los eskoriatzarras porque para poder arreglar lo antes posible este problema hay que cortar la variante y el tráfico deberá atravesar por el municipio. Pido la colaboración de todos para tratar de evitar el máximo de problemas posibles».

Solución a la variante y el río

Sobre la solución que se va a dar a la zona por la que atraviesa el río Bolibar y que afecta a la carretera de Lete, al paseo peatonal de Sorautz a Elorreta y a la GI-627, señala Zubizarreta que «se prevé que se arregle definitivamente el problema de la variante, pero no el del río. Una vez solucionado el tema de la variante habrá que sentarse de nuevo con Diputación y Ayuntamiento para ver como se soluciona el tema del río».

El trabajo de arreglo de la GI-627 lo explica Zubizarreta: «se va a hacer una especie de estructura. Ya se están metiendo en estos momentos unos micropilotes, poniendo una serie de columnas y encima de ellas una capa de cemento que refuerce la solera de la variante para que no se hunda. En principio eso debe ser definitivo. Pero entre esos pilotes va a seguir pasando el agua del río y eso es lo que habrá que solucionar luego, cómo encauzarla».

Lo que sí se hizo fue preparar al otro lado del túnel de Sorautz una barrera por si la presa que lleva el mismo nombre se sobraba y hubiera llegado el agua por el citado túnel hacia el barrio de Olazar. Para prevenir esa posibilidad el ayuntamiento eskoriatzarra preparó una zanja en Sorautz para evitar que el agua fuera al barrio de Olazar y así desembocara en el río Bolibar.

Trabajo de emergencia

Un responsable de la Diputación señalaba ayer que «lo que se está haciendo es reforzar la carretera para independizarla de la obra de drenaje que va por debajo. Ahora con la carretera cortada podremos trabajar más rápido. Además ya había bajado la carretera y para no meterle más peso, se ha cortado el tráfico por precaución. En la GI-627 ya estábamos trabajando desde el lunes, pero este nuevo hundimiento ha hecho que aceleremos los trabajos. La obra de drenaje que está por debajo de la carretera es la que está desestabilizando. Y en la otra parte, donde está la carretera de Lete, lo que vamos a hacer es descubrir la regata, sacarla y darle camino al agua para que pueda seguir su cauce normal. El trabajo que estamos realizando es de emergencia y posteriormente tendremos que buscar una solución y realizar un proyecto. Lo que en tres semanas haremos es dar una solución definitiva a la GI-627».

Cambio de tráfico

La Diputación Foral de Gipuzkoa decidió por precaución a última hora del jueves, cerrar al tráfico la variante de Eskoriatza, que es la carretera GI-627, durante 2 semanas, aproximadamente. La Diputación Foral de Gipuzkoa, reunida en mesa de crisis con la Ertzaintza y el ayuntamiento de Eskoriatza, determinó, por seguridad, cerrar completamente al tráfico la carretera GI-627 en la variante de Eskoriatza y desviar todo el tráfico por la autopista AP-1 y por el centro del municipio.

Desde el consistorio eskoriatzarra se reaccionó inmediatamente y se procedió al cierre de la carretera entre la rotonda de la autopista hasta la rotonda de Aingeru Guarda. Este cierre originará grandes cambios en el tráfico del núcleo urbano. Los camiones y el tráfico pesado se desviarán por la autopista. Por otra parte se anula el espacio peatonal en el casco urbano, frente a la plaza. Se reabren las dos direcciones en el casco urbano, frente a la plaza, sólo para camiones y autobuses. A consecuencia de ello se anula también la zona de carga y descarga que está frente a Caja Laboral. Desde el consistorio eskoriatzarra se quiere hacer un llamamiento tanto a los vecinos del municipio como a todos los que deban circular en dirección a Vitoria-Gasteiz al señalar que «rogamos a los eskoriatzarras que tengan en cuenta que el tráfico en el núcleo urbano se verá incrementado y tomen las precauciones necesarias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos