Diario Vasco

Graves destrozos por los vientos huracanados

video

El viento afectó al exterior del polideportivo Ibarra.

  • Si algo ha marcado la fuerza de este viento, confirmando su carácter excepcional, sin duda han sido los árboles destrozados y caído

Nadie recuerda en el municipio atxabaltarra un viento huracanado de tal intensidad como el que padecimos ayer. Del Valle de Leniz, sin duda el más afectado fue Aretxabaleta. En febrero de 2003 hubo vientos fuertes, aunque más lo fueron los de octubre de 2005, que llegaron a superar los 130 kilómetros por hora. Pero el viento de ayer, por momentos, superó sin duda esa cifra si se tiene en cuenta los efectos que produjo tanto en el casco urbano como en todas las anteiglesias.

Las fuertes rachas de viento comenzaron el domingo por la noche, y a las 23.00 comenzaron a caerse los primeros cristales del la parte superior del cubo del polideportivo. Ello hizo que la Ertzaintza dijera que había que cortar la pasarela de acceso al polideportivo Ibarra para evitar posibles accidentes. Ya por la mañana a los usuarios que se acercaban se les decía que el polideportivo estaba cerrado.

Asier Mugika, técnico de deportes del Ayuntamiento de Aretxabaleta, señalaba sobre el polideportivo que «interiormente el edificio no tiene ningún desperfecto. El problema es que el viento ha afectado al recubrimiento de la fachada del bloque de la piscina que es de vidrio, y este no ha aguantado la presión del viento y se ha caído sobre el lucernario». Se iba a hablar ayer con la empresa que retirará los desperfectos para saber cuanto tiempo va a permanecer cerrado el centro deportivo.

Otra zona afectada fue el campo de fútbol de Ibarra, que vio como en uno de sus fondos eran derribados 5 árboles que cayeron sobre el muro de cemento que contornea esa zona y éste cayó en la pista junto al campo. Ayer se suspendieron todos los entrenamientos y hoy se reanudarán. El presidente de la UDA, Adrián Merino señalaba que «hay que esperar el peritaje para luego valorar que hacemos. Se pondrá unas cintas y unas vallas para perimetrar la zona».

El viento huracanado generó desperfectos en los contenedores de recogida selectiva de residuos urbano, que aparecieron a mucha distancia de su lugar. La Mancomunidad comenzó a poner los que se podían reutilizar, ayer mismo, y hoy se quiere acabar de poner el resto.

Caídas de árboles

Si algo ha marcado la fuerza de este viento, confirmando su carácter excepcional, sin duda han sido los árboles destrozados y caídos, y la mayoría de mucha edad. Arrancados de raíz, no solo en el casco urbano si no en todas las anteiglesias atxabaltarras, que han visto como en muchos casos, zonas enteras de pinares eras destruidas.

La brigada municipal estuvo trabajando junto a alguna empresa subcontratada por el Ayuntamiento, para que los accesos a las anteiglesias estuvieran abiertos.

Cierre en Almen y Ederlan

Los problemas en Eskoriatza se centraron fundamentalmente en la empresa Ederlan que debió parar al quedarse sin suministro eléctrico a primera hora de ayer y estuvo cerrada durante todo el día. Hoy volverá a la normalidad.

Por su parte los alumnos de la sede Almen de Arizmendi tuvieron un doble problema. No había suministro eléctrico en el centro educativo, y el acceso tanto de carretera como a pie estaba cortado por la caída de árboles. Ayer a la tarde se limpió la zona y ya hay electricidad por lo que hoy se reanudarán las clases. Los alumnos que ya habían acudido a clase, fueron llevados al frontón eskoriatzarra para que allí los recogieran sus padres.

Por su parte, el embalse de Urkulu se convirtió ayer en un auténtico mar, con su oleaje debido al viento huracanado. En Aretxabaleta cayeron tejas y cascotes, algunos de ellos afectando a vehículos, pero no hubo que lamentar ningún herido.

Prevenir riesgos

El Ayuntamiento de Eskoriatza des- plegó a todos los efectivos municipales para prevenir riesgos. Se cerraron algunas calles, como la de Olazar y alguna zona en Hidalga kalea, para prevenir la posible caída de tejas. Además realizaron los trabajos de limpieza de acceso a Almen para que hoy se pueda acudir a las clases con normalidad.

Los vecinos de Apotzaga limpiaron el tramo de carretera entre Eskoriatza y la anteiglesia donde habían caido árboles. También los 500 metros de camino rural entre la ermita de San Bernabé y la carretera de Sailuente, bloqueado por los árboles.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate