Diario Vasco

La gastronomía leonesa llega a Vitoria con intención de quedarse

Delicias de arte culinario leonés, cocinadas a fuego lento.
Delicias de arte culinario leonés, cocinadas a fuego lento.
  • Cocido maragato, alubia de León con sacramentos o botillo con cachelos y berza son algunas de las propuestas cocinadas a fuego lento para las jornadas que concluyen esta semana

La capital alavesa cuenta con una amplia oferta gastronómica de diferentes procedencias, pero hasta el momento, la cocina leonesa no tenía ningún referente en la ciudad. Sin embargo, durante esta semana, es posible degustar algunas de las delicias del arte culinario leonés cocinadas «a fuego lento», gracias a las jornadas de gastronomía leonesa que comenzaron la semana pasada con «una aceptación espectacular», explican sus organizadores. «En Vitoria es una novedad total, ya que no hay ningún restaurante que ofrezca comida leonesa», explica José Antonio Bratos, uno de los responsables del Asador Océano ubicado en la calle Océano Atlántico, 27, en Borinbizkarra.

El peculiar cocido maragato, el afamado botillo del Bierzo con cachelos y berza o las alubias de León con sacramentos son las tres propuestas que este establecimiento hostelero ofrece a sus clientes y que la semana pasada hicieron que el local rebosara comensales. Con estas jornadas, sus promotores pretenden «promocionar la gastronomía leonesa y que la gente la conozca». De hecho, todos los ingredientes y hasta el pan de hogaza han sido traídos para la ocasión desde tierras leonesas.

Los fogones de este nuevo establecimiento -abrió el pasado año- preparan para este miércoles el renombrado botillo del Bierzo con cachelos y berza, encumbrado por Luis del Olmo en los altares radiofónicos. «¿Cómo va a salir algo malo de donde se juntan León, Asturias y Galicia?», se pregunta José Antonio, y anima a los vitorianos a «dejarse conquistar por el rojo intenso del botillo, su jugosidad y sus notas especiadas».

El cocido «se come al revés»

La protagonista de ayer fue la alubia leonesa con sacramentos, similar a la alubia pinta alavesa, acompañada de «las mejores carnes de León». Mientras que para hoy, último día de estas jornadas gastronómicas, se ha reservado el singular cocido maragato que, como explica Jose Antonio Bratos,«se come al revés». Esta comida «comienza con las carnes», en concreto, con zancarrón de ternera, manitas de cerdo, oreja, gallina, chorizo, lacón, tocino ibérico, panceta y el relleno, que es un tipo de croqueta que contiene chorizo, tocino y lacón aderezados con ajo y perejil.

Tras el 'frugal' primer plato llegan los «finos garbanzos de pico pardal» con berza y su correspondiente refrito. Según explica Mariluz A. Díaz de Cerio, cofundadora de este asador, esta legumbre «tiene una piel muy fina, casi imperceptible», que deja los garbanzos «mucho más suaves que los convencionales».

De tercero y «para asentar el estómago» llega la sopa de fideos, y tras ella, y «haciéndole un hueco» el postre de natillas caseras con mantecadas de Astorga.

Tras la «espectacular aceptación» que ha tenido esta cocina durante la primera semana de las jornadas, el Asador Océano afronta la segunda con las mismas expectativas e incluso reservando encargos para cuando las jornadas concluyan. A tenor del «éxito» que están teniendo, 'Mari' y José Antonio no descartan mantener la oferta culinaria leonesa durante todo el año.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate