Diario Vasco

El Festival de Jazz de Vitoria homenajeará al pianista Thelonious Monk en su próxima edición

Thelonious Monk fue un pianista brillante en la composición con un gran talento para la improvisación.
Thelonious Monk fue un pianista brillante en la composición con un gran talento para la improvisación.
  • El 41 certamen alavés se celebrará del 11 al 15 de julio dispuesto a repetir el éxito del pasado verano, cuando se superó la previsión de venta de entradas

La gran fiesta en que se convirtió la última edición del Festival de Jazz de Vitoria por su cuarenta cumpleaños forma ya parte del amplio álbum fotográfico de un certamen que el pasado verano se cerró con la satisfacción de haber superado la previsión de venta de entradas. Con la sensación de los deberes hechos, el ciclo y su director, Iñaki Añúa, comenzaron de inmediato a dar forma a la cita de 2017 y apenas dos meses y medio después de que se bajara el telón del polideportivo de Mendizorroza ya cuenta con varias ideas sobre la mesa. Entre ellas, la fecha y la inclusión en la programación de un guiño a uno de los genios del género jazzístico al piano.

Aficionados e incondicionales del certamen vitoriano deben marcar en sus agendas que la próxima edición se celebrará del 11 al 15 de julio. De nuevo, de martes a sábado. El ciclo aprovecha, así, el 'tirón' del fin de semana, que atrae a muchos amantes del jazz que residen fuera de la ciudad y se deja notar esos días en las cuentas de los hoteles. Quienes tengan intención de disfrutar del Festival de Jazz en 2017 podrán anotar también que el cartel contará con un homenaje al estadounidense Thelonious Monk, uno de los pianistas más icónicos de este género, por el centenario de su nacimiento que se cumple el año que viene.

La cita estival, además, arrancará con un concierto de gospel como ya es costumbre en un programa que intenta dar cabida a diferentes tipos de corrientes y que se irá conociendo con detalle en las próximas semanas o meses.

Extensa discografía

Monk, criado en Manhattan y fallecido a principios de los ochenta, firmó una extensa discografía pegada a unas teclas que empezó a tocar cuando era un niño. La pasión por el piano de este autodidacta le llevó en su adolescencia primero a una iglesia bautista, donde demostró su talento, y después por todo el mundo como acompañante de un predicador evangelista. A su regreso, siendo ya un veinteañero, formó su propio cuarteto e inició una carrera que le puso en contacto con algunos de los nombres que en aquella época sentaban las bases del bebop. Dizzy Gillespie, Miles Davis, John Coltrane... Ellos y tantos espectadores que acudieron a sus actuaciones descubrieron un pianista brillante para la ejecución pero con un gran talento también para la composición.

Entre los discos donde se escucha su particular estilo al teclado aparecen 'Brilliant Corners', 'Blues Five Spot' o 'Straight, No Chaser'. Algunas de las creaciones de Monk, portada de la revista 'Time' a mediados de los 70, incluidas en estos y otros trabajos serán recordadas en el 41 Festival de Jazz de Vitoria cuya programación cocina el equipo liderado por Añúa. El director de la cita dijo al término del pasado ciclo haber asistido a «conciertos magníficos» y desveló que su objetivo cada año pasa por «contagiar el disfrute con la música que a mí me gusta». El reto se repite de cara a 2017.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate