Diario Vasco

Los alumnos de centros escolares recomiendan utilizar menos el coche

Los alumnos de los tres centros escolares que presentaron ayer las conclusiones sobre la movilidad.
Los alumnos de los tres centros escolares que presentaron ayer las conclusiones sobre la movilidad. / DV

Los alumnos de diversos centros escolares del valle de Leniz recomiendan que se utilice menos el coche para los desplazamientos en el municipio. Para ello estos alumnos de Luis Ezeiza y la sede Almen de Arizmendi ikastola, de Eskoriatza, y de Kurtzebarri de Aretxabaleta, han realizado un trabajo durante la semana de la movilidad y quisieron ofrecer los datos ayer, en el 'Día mundial sin coches'.

Un grupo de una veintena de alumnos de los citados centros escolares presentaron ayer en Ibarraundi las conclusiones de su estudio de las distintas actividades que han realizado dentro de la 'Semana Europea de la Movilidad Sostenible'.

Calcularon distancias

Una de estas actividades fue la de calcular las distancias desde sus barrios a los distintos centros. Utilizando diversas herramientas tecnológicas se han calculado las distancias y los tiempos necesarios para recorrerlas andando, en patinete, en bicicleta y en coche. Una vez realizados y comprobados estos cálculos, han llegado a la concusión de que para las distancias que hay en nuestros pueblos, la manera más adecuada para desplazarse es andando, en patinete o en bicicleta.

Por otra parte consideran que «utilizando el coche los tiempos son muy parecidos, y en algunos casos mayores y que además si vamos andando, en patinete o en bicicleta, mejoramos nuestra salud y no contaminamos. Que en los desplazamientos a los distintos centros educativos la utilización del coche no es necesaria».

Obstáculos en el camino

Otra de las actividades a sido la que han realizado junto a las personas mayores de la residencia José Arana de Eskoriatza. Han calculado la distancia que hay entre dicha residencia y los servicios municipales y los obstáculos que se pueden encontrar y han sacado de conclusión que «las distancias entre José Arana y los servicios son muy cortas, la mayor no llega a los 300m. Por lo que en Eskoriatza los distintos servicios están muy cerca de quienes los tengan que utilizar». Por el camino se han encontrado con obstáculos varios como pueden ser, firmes irregulares que no son nada adecuados para la gente con movilidad reducida, baldosas rotas que son peligrosas, pocos baños adaptados y algunos con dificultades para ser utilizados y pasos de cebra mal adaptados, con pequeños desniveles difíciles de pasar para una silla de ruedas.