Diario Vasco

Obras para la accesibilidad y seguridad en Santa Ana

Plano de cómo va a quedar la zona tras los cambios.
Plano de cómo va a quedar la zona tras los cambios.
  • Consistirán en la prolongación de la acera desde más allá de la carnicería y su ampliación en la zona donde actualmente están los contenedores de aceite y ropa usada

La comisión de urbanismo del Ayuntamiento eskoriatzarra aprobó la ejecución de la acera a la altura de la carnicería Pagaldai, con el objetivo de cumplir la ley de accesibilidad y garantizar la seguridad de los viandantes. Es una de las modificaciones del proyecto para la mejora de la accesibilidad en el barrio de Santa Ana.

Las obras consistirán en la prolongación de la acera desde más allá de la carnicería y su ampliación en la zona donde actualmente están los contenedores de aceite y ropa usada. Se realizará un estrechamiento en la calzada a la altura de los citados contenedores, lo que obligará a priorizar el paso de vehículos desde la rotonda hacia Arbiñoste frente a aquellos que salgan del parking y quieran subir hacia la rotonda.

La razón es el mayor tráfico de vehículos que se da en el sentido que tendrá preferencia, tanto para acceder al parking como para llegar a Arbiñoste y Aranburuzabala. Las obras se completarán con la señalización adecuada y con un paso de cebra elevado, para evitar que los vehículos excedan el límite de velocidad permitido en la zona, que es de 30 kilómetros por hora, y que lleva provocando quejas históricas por parte de los eskoriatzarras.

En palabras del concejal de urbanismo, Josu Ezkurdia, el objetivo de estos trabajos es «en primer lugar, cumplir con la ley de accesibilidad, y en segundo lugar impulsar la estrategia 'slow city', para que los ciudadanos podamos poco a poco ir recuperando nuestra villa, abriendo espacios de paseo seguros para aquellos que no optamos por el vehículo privado en nuestros desplazamientos cortos».

Las obras que ahora se ponen en marcha, se ejecutarán hacia mediados o finales de octubre, con un plazo de ejecución estimado de tres semanas. A futuro, cuando se edifiquen las viviendas de la zona y el aparcamiento desaparezca, se mantendrá como único el sentido de circulación ahora prioritario, desapareciendo la posibilidad de subida, otra de las razones por las que se acometen de acuerdo al diseño aprobado por el ayuntamiento.

Acera del cruce

La acera que falta en el cruce entre Arbiñoste y Aranburuzabala también se realizará en las próximas semanas, si bien en esta ocasión el coste de las obras correrá a cargo de los propietarios de las fincas edificables, al estar dentro de área pendiente de finalizar.

Como se puede ver en el cartel colocado hace unos días, la empresa pública Visesa, perteneciente al Gobierno Vasco, y responsable de la gestión del área, ha adjudicado ya las obras por un importe de unos 38.000 euros. Al igual que en Santa Ana, el objetivo es asegurar la accesibilidad y mejorar la visibilidad en el cruce.