Diario Vasco

Samaniego acoge la Fiesta de la Vendimia que espera una cosecha «excelente»

  • Se podrán degustar más de 200 vinos de Rioja Alavesa, acompañados por pinchos con la guindilla de Ibarra como principal ingrediente

La localidad alavesa de Samaniego acoge este domingo la XXIII Fiesta de la Vendimia, que se celebra a las puertas de una cosecha de uva que se espera sea «muy buena y de excepcional calidad» y tenga como resultado un «excelente vino».

Los organizadores de esta cita que se desarrolla cada año en un municipio de Rioja Alavesa han dado a conocer las distintas actividades previstas para ese día, en el que también tendrán protagonismo las guindillas de Ibarra a través de un hermanamiento con los caldos de esta comarca.

El diputado foral de Agricultura de Álava, Eduardo Aguinaco, ha explicado que la ausencia de lluvias va a hacer posible que la vendimia sea «muy buena y de excepcional calidad». Ha pronosticado que la uva comenzará a recogerse a finales de septiembre y que es posible que las personas que acudan el domingo a Samaniego se crucen con tractores repletos de uva de camino a convertirse en «un excelente vino».

200 vinos

En la fiesta se podrán degustar más de 200 vinos de la zona, acompañados por pinchos con la guindilla de Ibarra como principal ingrediente.

Los asistentes también tendrán la oportunidad de catar el primer mosto, de disfrutar con el «Gran Torneo de la Vendimia de Aizkolaris» y de participar en una comida popular. Además, a lo largo de la jornada habrá juegos para niños, música, danzas y pasacalles.

El director de la Fundación del Gobierno Vasco para el Desarrollo Rural, Litoral y Alimentario (Hazi), Asier Arrese, ha agradecido a los organizadores que en dos décadas hayan logrado convertir esta cita anual en una «fiesta sectorial de primera división en Euskadi», al tiempo que ha subrayado el compromiso del Gobierno Vasco con el vino de Rioja Alavesa.

El presidente de la Cuadrilla de Rioja Alavesa, Joseba Fernández, ha animado a participar en esta celebración que, a su juicio, un año más será «muy bonita». En la misma línea, el alcalde de Samaniego, Cristóbal Zuñeda, ha confesado que en el pueblo ya hay «nervios, emoción y ganas» de que llegue el domingo.