Diario Vasco
La Virgen, enmarcada tras el altar mayor.
La Virgen, enmarcada tras el altar mayor.

La festividad de Arantzazu, cita ineludible para los guipuzcoanos

La celebración de la festividad mañana de la Virgen de Arantzazu, es una cita ineludible para muchos guipuzcoanos, que a lo largo de la jornada se trasladarán hasta el santuario oñatiarra para adorar a la patrona de Gipuzkoa.

Fue en el año 1469 cuando el pastor Rodrigo de Baltzategi, en su tarea de reunir a las ovejas, encontró la imagen en las faldas del monte Aloña, y desde entonces tanto la fama como los milagros de la Virgen -que según los expertos data del siglo XIII-, se multiplicaron, según atestigua el historiador Esteban Garibay. Arantzazu ha sido destino de incontables peregrinaciones a lo largo de su historia, y pese a los graves incendios ocurridos se ha reconstruido una y otra vez.

La basílica que hoy conocemos, construida en los años 50, es una obra arquitectónica, escultórica y artística de gran relevancia, en la que han trabajado artistas de renombre internacional.