Diario Vasco

Balance positivo del Aloña Mendi en un aniversario muy especial

Premiados. Foto de los premiados junto al presidente Javier Azpiazu en la cena de fin de temporada.
Premiados. Foto de los premiados junto al presidente Javier Azpiazu en la cena de fin de temporada.
  • Javier Azpiazu, que cumple cuatro décadas como presidente y directivo del club rojillo, cierra una campaña deportiva y económica positiva

No se puede hablar del Aloña Mendi sin nombrar al alma máter de la sección de fútbol. Cuarenta años han pasado ya desde que Javier Azpiazu comenzara a vivir el fútbol oñatiarra desde dentro, tanto de directivo como de presidente. El Aloña ha finalizado la campaña realizando un entrañable homenaje a Azpiazu que tuvo lugar el pasado viernes en la cena de fin de temporada del club rojillo. Azpiazu no tuvo más que palabras de agradecimiento, a todos los directivos que han trabajado junto a él, «a los ayudantes, entrenadores, jugadores ... a todos, y al pueblo de Oñati». El presidente no se olvidó tampoco de los que ya no están, en especial de José Luis Agirre. Juntó a él recibieron su premio los jugadores más destacados.

Antes de las celebraciones tuvo lugar la asamblea general, en la que el Aloña hizo un balance positivo tanto en el plano deportivo como en el económico. Destacar a la cantera oñatiarra, más en concreto al juvenil femenino, que ha logrado el trofeo de la Copa guipuzcoana. Las jugadoras de edad juvenil y cadete han formado un buen bloque, proclamándose finalmente campeonas de la Copa, el segundo título oficial del fútbol femenino local.

El cadete de Primera, entrenado por Endika Ruiz, ha logrado además el trofeo a la corrección otorgado por la Federación Guipuzcoana de Fútbol, siendo entre los 79 equipos participantes, el conjunto más «honesto y deportivo». En el plano individual, hay que felicitar al cadete Thiago Santana, que disputará la próxima temporada en la Liga Vasca Cadete con la camiseta del Eibar.

Con un «aprobado», ha superado el curso el División de Honor Regional, que con el nuevo técnico Igor Serrano en el banquillo, despegó la temporada con «resultados bastante negativos», llegando al final de la primera vuelta con 17 puntos. En la segunda mitad de la temporada los resultados mejoraron y con algún que otro bache, «que se resolvió de forma satisfactoria, el objetivo, la permanencia, está cumplido».

Con regularidad ha jugado el juvenil de honor, con plantilla y entrenador, Julen Barrena, renovados. «Nunca se perdió el equilibrio en la clasificación» siendo la valoración «positiva» para este conjunto. El juvenil de Primera por su parte, ha mostrado un «desarrollo ascendente», clasificándose en la zona templada de la tabla y llegando posteriormente a la fase final de la Copa. El cadete de honor, que estrenaba categoría, ha sufrido en sus encuentros, sin embargo, todos ellos se disputaron con «intensidad», aunque no han podido mantener la categoría. Han debutado en el equipo varios cadetes txikis, que «están llamados para la próxima temporada a recuperar la categoría».

Las que han tenido problemas han sido las cadetes, que aunque han logrado «clasificaciones dignas», han tenido problemas para conformar las convocatorias. Positivas también han sido las temporadas del infantil txiki, femenino y alevín. El club ha trabajado igualmente por el deporte base, con las sesiones semanales del deporte escolar y la escuela de fútbol.

Superávit económico

Positivas también han sido las cuentas del club rojillo, con un superávit de 5.946 euros, gracias a los ingresos (129.130) que han superado a los gastos (123.184). Las cuotas de los socios han vuelto a ser la fuente de ingresos principal (54.768). Las mismas continuarán una temporada más congeladas. El bar ha sido la segunda fuente de ingresos, ha generado 19.770 euros y la tercera los sorteos con una suma de 14.360 . Los viajes (19.703), el mantenimiento (17.200) y el material deportivo (15.898) son los gastos de mayor cuantía económica.