Diario Vasco

'9 + 2', algo más que una exposición

 '9 + 2', algo más que una exposición
  • La afinidad creativa aunque no estilística, une a estos nueve pintores y dos escultores en la colectiva

  • Hasta el 15 de marzo, el grupo de amigos cuelga 18 pinturas y 4 esculturas en Aroztegi Aretoa

«Esta expresión matemática es el resultado y la necesidad de mostrar el trabajo y el proyecto de un grupo nacido al juntarse para debatir objetivos artísticos y también para cuestionarnos y analizarnos con el debate. Es un grupo nacido por la inercia, sin acotaciones, decimos que el eje común del grupo es el arte, el que nos une y del que nace la necesidad de expresarnos con nuestro lenguaje», apunta el catálogo de presentación de la muestra 'Bederatzi gehi bi'. Hasta el 15 de marzo en Aroztegi Aretoa reúne dos piezas por firmas, de nueve pintores y dos escultores. Un colectivo con las puertas muy abiertas, como destaca la propia presentación, «nuestro grupo es hoy '9+2', pero puede que un futuro seamos 9+2+3+5, etcétera».

En la formulación están los escultores Xabier de Zerio y Javier Ugalde, y los pintores Pello Alberdi, elgetarra de la escuela bergaresa, Juanjo Altuna, Ramón Aranzabal, Antxon Arrillaga, Ricardo Azkargorta, Bigen de Pedro y Luis Lascurain, el eibarrés Aitor Sarasketa, y Aitor Etxeberria que llega de Mendaro. Con esta misma alineación acudieron en mayo de 2014 a la sala del Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja, como estreno pero con otras obras, como destaca Azkargorta, «a Aroztegi venimos con obra nueva que recoge estilos desde la abstracción a la figuración».

La experiencia pionera con el público llegó en enero de 2013 pero con el formato '7+2', no estaban los artistas de Debabarrena, y tuvo como epicentro el Nahikari, auténtico hervidero artístico de la villa. Una respuesta positiva del público animó a mantener viva la suma, que como apuntan busca la reflexión sobre el arte, a las que ya están acostumbrados en las cenas que celebran semanalmente y que son el auténtico germen de estas sumas abiertas.

Una paleta de estilos

Comparten lugares comunes pero cada uno de los once ha elegido un camino distinto, con coincidencias y muchas diferencias. Entre los artistas de las tres dimensiones Javier Ugalde apuesta por esculturas cerámicas donde el movimiento futurista es patente con máquinas en movimiento, mientras Xabier de Zerio hereda de las corrientes escultóricas vascas del siglo XX el predominio del hierro y la madera.

En los lienzos de formatos medios, en la mayoría de lo casos, la variedad es aún mayor. Acude un Lascurain realista que con la técnica al óleo llega a rozar el virtuosismo. En lo temático alejado de los tópicos y con una mirada particular a los objetos cotidianos. A unos pasos Aitor Etxeberria y su expresionismo abstracto, eliminando toda jerarquía entre los elementos del cuadro y reduciendo la gama cromática al mínimo.

Las dos obras del eibarrés Sarasketa destacan por su contundencia plástica «con cuadros de profunda abstracción donde a través de colores oscuros y opacos nos introduce en un discurso personal a través de las diferentes capas de color que componen la obra», apuntan sus compañeros.

Juanjo Altuna Akizu ordena el espacio que está inacabado, en construcción, con geometría, gesto y líneas «sugiere un paisaje mental visto desde la ventana de su mirada donde descubrimos nuevos mundos, a través del cuales la arquitectura y el espacio humano cobran protagonismo».

Azkargorta utiliza la narrativa visual en sus obras, personajes y lugares pueblan sus cuadros, realizados en blanco y negro. Figuras en actitudes confusas que sugieren un interés por lo emocional, lo anímico y las atmósferas inquietantes. Las proponen preguntas, las respuestas las tiene cada espectador.

Bigen De Pedro parece romper las dos dimensiones e invita a juegos y engaños visuales. Los cuadros muestran la geometría y el espacio que se encierra dentro de ellas, «jugando al juego de las apariencias».

En la pintura abstracta de Ramón Aranzabal los ritmos y la ordenación del espacio son los principales conceptos, y expresa mediante el color y la materia sensaciones tales como movimiento, velocidad y energía.

El elgetarra Pello Alberdi trabaja en sus lienzos superficies lisas y casi monocromáticas donde predomina un mundo de silencio y reflexión, obras de gran ensimismamiento que envuelven al espectador, «poseen un gran poder de evocación mística», señalan, mientras que las alegorías abundan en la obra de Antton Arrillaga, el collage y la representación de la figura humana rozan el surrealismo confiriendo un carácter onírico.

'Bederatzi gehi bi' tiene las puertas abiertas en la sala de Barrenakale de martes a viernes, de 18.00 a 20.30, los sábados de 12.00 a 14.00 y de 18.00 a 20.30, y los domingo y festivos de 12.00 a 14.00 horas.