El hijo de González-Tablas fusilado por los franquistas

K.O. ARETXABALETA

La gloria militar del segundo hijo del general González-Tablas se desbarató frente al pelotón de fusilamiento irónicamente acusado de 'adhesión a la rebelión' por mantenerse fiel a la legalidad republicana. Su nombre era José María González-Tablas Otalora y había nacido en Aretxabaleta en 1897.

Aitor Antxia, en su investigación, narra la biografía de este malogrado joven que a los 16 años ingresó en la Academia de Infantería de Toledo y estudio derecho. Casado y padre de 4 hijas, al estallar la Guerra de 1936 se alistó de inmediato con el empleo de capitán. Luchó en las filas republicanas hasta que en 1938 fue apresado en Aragón junto con buena parte del Estado Mayor de la división que él mismo comandaba.

Un sobrino-nieto suyo, Francisco Javier González-Tablas, arqueólogo especializado en la cultura de los castros vettones, publicó en 2014 una novela sobre aquellos trágicos acontecimientos. 'La cortina de luto' es el relato novelado de la última noche con vida de su tío abuelo José María González-Tablas Otalora.

El consejo de guerra instruido contra él dictó sentencia: «José María González-Tablas Otalora, este Tribunal lo va a condenar a muerte por fusilamiento; es usted indigno del apellido que ostenta».

A las preguntas del sacerdote confesor de «cómo una persona como tú puede haber peleado al lado de esos descreídos?», José María le contestó: «padre, en cualquier caso, ese lado del que habla es el lado de la legalidad y yo, como jurista, no podía estar en otro que no fuera el legalmente constituido, y como comprenderá no pienso renegar». Fue fusilado el 17 de marzo de 1938 en el cementerio de Zaragoza. Su hermana pequeña Ana María tintó de luto una cortina verde que tenían en casa y viajó hasta Zaragoza con la intención de recuperar el cadáver de su hermano. No lo consiguió. Su cuerpo fue inhumado en la tumba 572 de la calle Sangre de Cristo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos