Diario Vasco

San Sebastián, 14 jun (EFE).- La sociedad foral de Infraestructuras de Gipuzkoa, Bidegi, ha sacado a licitación la ejecución de las obras del nuevo acceso a Irun desde la AP-8, que facilitará las entradas y salidas de la zona sur de la ciudad (Belaskoenea-Bentak).

Según informa la Diputación en una nota, el presupuesto de la obra, que previsiblemente arrancará a finales de año, asciende a 9,34 millones de euros más IVA, y la empresa adjudicataria dispondrá de doce meses para ejecutarla.

El semienlace estará a la altura del punto kilométrico 4,300 de la autopista, en el barrio de Lapize, entre Behobia y el peaje de Irun-Barrera.

El proyecto comprende la construcción de un vial doble, una rotonda, un viaducto y los carriles de entrada y salida de la autopista.

La nueva conexión partirá desde la actual rotonda de Oinaurre, a pocos metros de la avenida de Elizatxo, uno de los ejes principales de entrada a la ciudad y en la que confluyen las calles Arabatenea y Jostun Kalea.

El vial desembocará en una nueva rotonda de 50 metros de diámetro exterior, de la que saldrá el vial de acceso que conectará en pendiente con la autopista en sentido a San Sebastián. Asimismo en esta glorieta confluirán el vial de salida de la autopista y la conexión con la ronda sur.

Está previsto que el nuevo semienlace atienda a una demanda de 2.500 vehículos al día, lo que mejorará la movilidad hacia el centro de la ciudad, y facilitará y agilizará el tráfico en la GI-636, donde confluyen los tráficos de Irun y de Hondarribia.