Diario Vasco

San Sebastián, 13 jun (EFE).- La confianza de los hogares vascos se sitúa en valores que "superan la neutralidad" y se "acercan al optimismo", gracias a la "positiva expectativa sobre el empleo y la economía general".

Así se desprende de los resultados de la encuesta sobre confianza de los consumidores elaborada por Laboral Kutxa, relativa al segundo trimestre de 2018, realizada entre el 7 y el 19 de mayo a 800 personas en la Comunidad Autónoma Vasca.

Los hogares vascos consideran que el empleo va a seguir mejorando y consolidan sus expectativas positivas con respecto a la evolución del mercado laboral, además de mantener, por quinto trimestre consecutivo, que la economía general seguirá mejorando.

Sin embargo, frente a la opinión positiva sobre la situación general, los hogares vascos siguen siendo cautelosos respecto a los factores "internos", ya que los consumidores arrojan índices negativos al valorar la evolución de la economía de su hogar (-3) y de la capacidad de ahorro (-7), pese a que se registra una sensible mejora en ambos casos, con los mejores datos desde 2015.

Los hogares vascos anticipan un "repunte claro" de la inflación, en consonancia con el incremento de los precios de la energía y de la recuperación de la actividad.

En el segundo trimestre del año los hogares de Euskadi empeoran su valoración del momento de la compra, por lo que la expectativa sobre la realización de grandes compras es negativa (-6) y ha empeorado ligeramente, "dentro del comportamiento irregular de los últimos meses".

En el segundo trimestre de 2018, el 2,5 % de los hogares vascos apunta alguna intención de comprar una vivienda y el 6,2 % se plantea adquirir un coche, dos cifras que mejoran las registradas en el primer trimestres del año y se acercan a las de 2017.