Diario Vasco

San Sebastián, 13 jun (EFE).- Un hombre ha sido condenado a dos años de prisión y a abonar una multa de 470 euros, tras ser sorprendido en Eibar (Gipuzkoa) con distintas cantidades de anfetamina, hachís y marihuana, que habrían alcanzado un precio de 965 euros en el mercado ilícito.

Durante el juicio por estos hechos, celebrado hoy en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, el hombre ha reconocido los hechos y se ha conformado con la solicitud de pena formulada por la Fiscalía, que ha accedido a aplicar al encausado la atenuante de drogadicción.

En la vista, el tribunal ha suspendido el cumplimiento de la pena de prisión durante tres años, con la condición de que el hombre no vuelva a delinquir durante este período de tiempo y siga un tratamiento de deshabituación.

Los hechos enjuiciados sucedieron sobre las 5.10 horas del 31 de diciembre de 2014 cuando el procesado fue sorprendido por agentes de la Policía en una calle de la localidad armera en posesión de 19,33 gramos de anfetaminas, 13,61 gramos de marihuana y 3,07 de hachís, que iba a destinar a la distribución en distintos locales de ocio de la localidad.

Con este objetivo, el inculpado, que portaba 650 euros en el momento de su arresto, poseía una báscula de precisión para pesar la droga antes de su venta.