Diario Vasco

San Sebastián, 13 jun (EFE).- Las Juntas Generales (JJGG) han aprobado hoy el plan "Gipuzkoa Babestu 20-30" de modernización y mejora integral de la atención a la emergencia de los bomberos en este territorio, con el apoyo del PNV, PSE-EE y PP y la abstención de EH Bildu y Ahal Dugu-Podemos.

Según informa la Diputación en una nota, el diputado de Gobernanza y Comunicación con la Sociedad, Imanol Lasa, y el responsable del servicio foral de Bomberos, Arkaitz Orbegozo, han presentado este plan diseñado para "potenciar, reforzar y reorganizar un servicio" considerado "esencial, ya que trabaja por la seguridad y la protección" de todos los ciudadanos.

"Gipuzkoa Babestu 20-30" se basa en un diagnóstico realizado durante esta legislatura por personal técnico foral sobre la calidad en la prestación de la atención a las emergencias en todo el territorio con datos estadísticos de intervenciones recogidos durante los más de 30 años de servicio.

Para ello, se ha llevado a cabo un "minucioso" estudio de los tiempos de respuesta del servicio de bomberos del Ayuntamiento de San Sebastián y de la Diputación, y se ha hecho un nuevo planteamiento integral de la atención, que recoge medidas para optimizar y mejorar la cobertura, respuesta y protección ante las emergencias en el territorio.

De esta manera, se unificará la "operativa" de los dos servicios de bomberos que trabajarán de forma coordinada, se activarán sinergias y se pondrá en marcha una Central Unificada de Coordinación de Emergencias, ubicada en el parque de bomberos municipal de Garbera, además de establecer un mando responsable de guardia único para todo el territorio.

El plan prevé la creación de dos zonas operativas Ekialde (Este) y Mendebalde (Oeste), con sus respectivos parques centrales, que conllevará la reordenación de las zonas de cobertura, la apertura de nuevos parques y la reubicación de algunos de los actuales, emplazados en Oñati, Irun, Ordizia, Zarautz, Tolosa, Legazpi, Eibar y Azpeitia para aprovechar la nueva red de infraestructuras del territorio y que se pueda llegar en 15 minutos prácticamente a todos los municipios guipuzcoanos.

Además se construirá en la zona del nuevo nudo conformado por la AP1 y la G-I632 un nuevo parque más grande, equipado y moderno, que dará servicio a toda la zona de Debagoiena (Bergara, Elgeta, Oñati, Arrasate, Aretxabaleta, Eskoriatza y Leintz-Gatzaga) y al Alto Urola (Zumarraga, Urretxu y Legazpia), que contará con la mayor dotación de bomberos del servicio foral.

La nueva zona de Ekialde incluye el 40 % de la superficie del territorio con una población de casi medio millón de habitantes (casi el 70 % de la población de Gipuzkoa) y se estima que en ella se atenderán entre 3.000 y 3.500 emergencias al año.

El área de Mendebalde abarcará el 60 % de la superficie restante, concentrará al 30 % de la población, y está previsto que en ella se producirán entre 1.200 y 1.800 emergencias anuales.

Todas estas medidas vendrán acompañadas por un aumento de plantilla de 74 bomberos que permitirá que los parques cuenten con más efectivos por cada turno.