Diario Vasco

San Sebastián, 16 may (EFE).- La plataforma GuraSOS ha opinado hoy que la posibilidad que barajan las instituciones de trasladar parte de la basura de Gipuzkoa a la incineradora de Zabalgarbi, en Bizkaia, pone de manifiesto que la que se construye en Zubieta es innecesaria y ha acusado al Gobierno Vasco de no coordinar y planificar la gestión de residuos a nivel autonómico.

Joseba Belaustegi y Joxemari Izeta, representantes de esta asociación que se opone a la incineradora de San Sebastián, han hecho esas denuncias en una rueda de prensa en la capital donostiarra, tras conocer que las diputaciones guipuzcoana y vizcaína mantienen conversaciones sobre "cuestiones técnicas y económicas" de "las diferentes alternativas" para el traslado de residuos, según dijo ayer el portavoz foral Imanol Lasa.

Los responsables de GuraSOS han afirmado hoy que "técnicamente es posible utilizar eficientemente las infraestructuras actuales" que existen en Euskadi, entre ellas la planta de Zabalgarbi, "si existe voluntad política".

Belaustegi ha asegurado que, desde que su constitución, la asociación GuraSOS ha pedido que se estudie esta opción, al igual que la defendieron varios agentes políticos e institucionales años antes -ha citado nombres, fechas y medios dado , por lo que ha concluido que la Diputación de Gipuzkoa "nos ha estado tomando el pelo con el 'show' del turismo de los residuos" cuando "sabía desde el minuto cero que esa posibilidad existía".

Tras ofrecer datos sobre la fracción de rechazo que Gipuzkoa prevé tratar en el complejo de Zubieta cuando esté en marcha, y también de la capacidad y uso que tiene Zabalgarbi, ha concluido que las cifras resultantes "no justifican" la necesidad de una incineradora en cada territorio.

El portavoz de GuraSOS ha considerado que el Gobierno Vasco es "el máximo responsable de la situación" porque ha afirmado que legalmente "tiene la competencia de coordinar" las políticas de gestión de residuos urbanos y ha hecho "dejación absoluta de sus responsabilidades" a la hora de "planificar" esta materia a nivel autonómico.

Ha acusado además al ejecutivo de Urkullu de "permitir actuaciones contrarias a la ley" concediendo autorizaciones medioambientales para verter basura doméstica en los vertederos industriales de Mallabia y Mutiloa.

El Gobierno Vasco "está haciendo dejación de sus competencias en relación con la planificación de las infraestructuras de tratamiento y eliminación de residuos municipales, dejándola en manos de los entes forales, sin coordinación alguna, y facilitando (...) un sobredimensionamiento con inversiones multimillonarias innecesarias", ha zanjado GuraSOS.