Diario Vasco

San Sebastián, 16 may (EFE).- La plataforma Belartza II Gelditu, de la que forma parte el colectivo ecologista Haritzalde, ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) la sentencia que desestimó su demanda contra la licencia concedida en su momento por el Ayuntamiento de San Sebastián para el vertido de tierras de las obras del entorno de Belartza II.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de San Sebastián consideró el pasado abril que el procedimiento para la obtención y concesión de esta licencia fue el adecuado, sin que se llegara a acreditar que el relleno de tierras que se produjo en este área haya perjudicado el desarrollo del ámbito ni afectado a los valores paisajísticos del entorno.

No obstante, en un comunicado, Haritzalde reitera ahora su convicción de que "el vertido provisional de cuatro hectáreas de residuos provenientes de la excavación y vaciado de una cantera para construir el supermercado Mercadona en el paraje natural de Belartza Alto", fue "un acto contrario a la ley", por lo que ha presentado el citado recurso ante la Sala de lo Contencioso-admistrativo del TSJPV.

"Vecinos y naturalistas -explica la nota- apelamos al derecho constitucional de tutela judicial efectiva con una revisión" de la licencia municipal que "permitió el vertido provisional en la zona natural", para lo que el recurso aporta "amplia fundamentación jurídica".

Haritzalde señala además que la supuesta "irregularidad" del vertido tuvo "un fin interesado", como el posterior uso "lucrativo" por parte de los "promotores" de los materiales depositados en la citada zona natural, con "graves indicios de hallarse contaminados", en otras obras llevadas a cabo en en Arbaizenea, Astigarraga y Orio.

El grupo conservacionista recuerda en su escrito que "los propios representantes legales de los promotores reconocieron" en marzo pasado haber ejecutado el vertido "con intención de usarlo para hacer in situ el macropolígono comercial Belartza II".

"Dicho reconocimiento del fraude en presencia del concejal de Urbanismo, que dio la licencia para el vertido condicionada a que éste fuera retirado tras 20 meses, devolviendo la zona a su estado original, resulta inaudito", señala Haritzalde.

El grupo ecologista lamenta esta "dejación del cumplimiento de la Ley" que, en su opinión, "no se puede soslayar del hecho de que el mismo concejal se reúna periódicamente con los mismos promotores que admiten el fraude, para negociar la construcción de un nuevo 'macroparque' comercial en la ciudad, Belartza II, en la zona natural donde se realizó el vertido".

"Llevamos dos años denunciando que el vertido y su autorización han formado parte de una inequívoca maniobra de hechos consumados que ha degradado intencionadamente el paisaje y los valores naturales del lugar, con el fin de consolidar la permanencia y uso de un vertido que el Ayuntamiento permitió a condición de ser retirado en un plazo que hace meses ha expirado", concluye el escrito.

En opinión de Haritzalde, "con el inmovilismo del Ayuntamiento se evidencia su necesaria complicidad, no sólo para autorizar el vertido provisional recurrido al TSJPV, sino para permitir su mantenimiento, fuera de toda ley, con intención de que los promotores puedan usarlo en el lugar para la construcción del 'macroparque' comercial, que ocuparía una superficie de 24 campos de fútbol como el de Anoeta".