Diario Vasco

San Sebastián, 17 abr (EFE).- La familia de un trabajador que falleció en diciembre de 2016 a causa de un mesotelioma pleural ha denunciado al INSS, Papelera Tolosana y dos mutuas para que reconozcan la enfermedad profesional de este empleado por exposición al amianto, algo que las demandadas no admiten porque alegan que la muerte se produjo antes de la presentación de la demanda.

El juicio por esta causa se celebra hoy en el Juzgado de lo Social número 3 de San Sebastián y por este motivo la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie) ha convocado una concentración ante el Palacio de Justicia para acompañar a la viuda y los hijos del fallecido, a la que se han sumado también antiguos compañeros de trabajo.

Jon García, representante de Asviamie, ha asegurado que en este juicio podrán demostrar que José María Olamusu Etxaide, un carpintero que trabajó 30 años en labores de mantenimiento en Papelera Tolosarra, murió unas horas después de que su abogada registrara la demanda en el Juzgado.

No obstante, ha asegurado que existen pronunciamientos judiciales firmes que han reconocido la enfermedad profesional después de fallecido el trabajador.

"Como es costumbre en este país, la administración de turno no hace nada más que poner trabas para impedir que aflore la verdad, sabiendo además que estamos en una situación tercermundista porque en Europa estas diligencias y juicios no se dan porque hay unos fondos para compensar automáticamente a la persona diagnosticada", ha destacado.

García ha recordado que es fundamental el reconocimiento de la enfermedad profesional para poder presentar posteriormente las demandas de daños y de recargo.