Diario Vasco

San Sebastián, 17 abr (EFE).- Una asistenta ha sido condenada a un año de cárcel por robar una cadena de oro, valorada en 815 euros, a la mujer que la había contratado para que desarrollara labores de "asistenta doméstica" en su domicilio de San Sebastián.

Según la sentencia del caso, a la que hoy ha tenido acceso EFE, la mujer trabajó en esta vivienda entre enero y marzo de 2017, "teniendo pleno acceso" al domicilio ya que "disponía de las llaves".

La resolución precisa que, en una "fecha indeterminada" la mujer "se apoderó de una cadena de oro" de su empleadora, valorada en 815 euros, "amparándose en la confianza" que la víctima había "depositado en ella", tras lo que, el 17 de febrero, vendió la joya sustraída en un establecimiento de compraventa de metales preciosos, donde obtuvo cien euros por ella.

Durante el juicio por estos hechos, la procesada reconoció lo sucedido y se conformó con la pena que solicitó la Fiscalía, por lo que ahora ha sido condenada a un año de reclusión como responsable de un delito de hurto con la agravante de abuso de superioridad.

El texto judicial explica que la familia de la perjudicada pudo recuperar la cadena sustraída y condena a la imputada a compensar al comercio de compraventa de oro con 110 euros.

La sentencia acuerda no obstante la suspensión de la pena de cárcel por un plazo de dos años con la condición de que la imputada no vuelva a delinquir nuevamente durante este período de tiempo y que abone la compensación al citado comercio.