Diario Vasco

San Sebastián, 14 mar (EFE).- La Fiscalía de Gipuzkoa pide ocho años y nueve meses de cárcel para un individuo acusado de intentar matar a cuchilladas en Hondarribia a su compañero de piso, quien consiguió esquivar sus acometidas aunque resultó herido en una mano.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que hoy ha tenido acceso EFE, los hechos, que serán juzgados próximamente en la Audiencia de Gipuzkoa, sucedieron sobre las 21.00 horas del 19 de marzo de 2005, en una villa de la citada localidad costera.

El documento de la Fiscalía explica que el inculpado, que residía en calidad de inquilino en una vivienda anexa, accedió a la cocina de la villa donde se encontraban su propietaria y otras dos personas -una de ellas la víctima- y les dijo que "les iba a poner las pilas a todos".

"Ante la agresividad del acusado -prosigue el texto-, el perjudicado intentó que se calmase y depusiera su actitud, aunque no lo consiguió".

De esta manera, el inculpado se dirigió hacia él con un rodillo de cocina de unos 30 centímetros en una mano, "a la vez que escondía un cuchillo de cocina de unos veinte centímetros de hoja en la manga de su ropa".

En un momento dado, el procesado "esgrimió el rodillo" contra su oponente y mientras le decía que iba a "partirle la cabeza" le lanzó "dos acometidas" que el atacado "logró neutralizar" al tiempo que el rodillo caía al suelo.

Seguidamente, el encausado sacó el cuchillo y advirtió "en tono intimidador" al hombre de que iba a pincharle "en ocho sitios para que se desangrara" y "lo vieran los demás" tras lo que "iría a por ellos".

De esta manera, "con ánimo de acabar con la vida" del afectado presuntamente "dirigió el cuchillo hacia su cuello e intento clavárselo con igual ánimo en el estómago y el corazón", si bien el atacado logró agarrar al acusado de la muñeca, "inmovilizarle y hacer que soltase" el arma.

No obstante, como consecuencia de estos hechos, el perjudicado sufrió una herida de trayecto curvilíneo en su mano izquierda que precisó de cinco puntos de sutura y de la que tardó diez días en recuperarse.

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa y de dos delitos de amenazas no condicionales por los que reclama penas que suman ocho años y nueve meses de prisión

Además solicita que el acusado compense a su víctima con 1.780 euros por los perjuicios sufridos.