Diario Vasco

San Sebastián, 14 mar (EFE).- El origen del vertido detectado en el río Deba a su paso por la localidad guipuzcoana de Elgoibar fue un "desajuste" en el funcionamiento de la depuradora de Apraiz, que propició el volcado de aguas residuales que estaban siendo tratadas, ha informado hoy la Agencia Vasca del Agua, Ura.

El vertido "no causó mortandad en la fauna" ha señalado Ura, que "abrirá, si procede, un expediente sancionar contra la depuradora" una vez concluya la investigación sobre la incidencia.

Ha señalado que, gracias al aviso temprano que recibió ayer por la mañana, Ura pudo investigar "a tiempo" el tramo del río afectado y contactó con la depuradora dilucidar su origen.

Ura dispone de una cámara en la zona que lleva a cabo un seguimiento continuo de las espumas recurrentes de esa área del río.

La entidad encargada de velar por el estado ecológico de las masas de agua en Euskadi, entre otros cometidos, recuerda a la ciudadanía la importancia de llamar al 112 en cuanto se observe alguna anomalía en los ríos para tratar de contener la afección y determinar su origen.