Diario Vasco

San Sebastián, 13 mar (EFE).- La fiscal ha pedido hoy la absolución de los dos acusados de hacerse pasar por guardias civiles para extorsionar a una mujer que atravesaba un momento vulnerable tras sufrir un episodio de violencia machista, al constatar la existencia de contradicciones en el testimonio de la afectada.

Según han informado a EFE fuentes judiciales, durante la segunda y última sesión del juicio por estos hechos que se ha celebrado hoy en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa, la representante del Ministerio Público ha mantenido sus conclusiones provisionales que le habían llevado a no formular imputación alguna contra los dos procesados.

Por su parte, las defensas se han adherido a la solicitud de absolución de la Fiscalía, mientras que la acusación particular, que ejerce la perjudicada, ha vuelto a demandar 14 años de cárcel para uno de los procesados -al que imputa sendos delitos de apropiación indebida, extorsión y estafa-, y 19 años para el segundo porque le atribuye además un delito de amenazas.

Según la versión de la víctima, los hechos se remontan a agosto de 2013 cuando, poco después de presentar una denuncia contra su expareja por un delito de violencia de género, los procesados se presentaron en su domicilio y se identificaron como guardias civiles que se dedicaban a dar protección a mujeres maltratadas.

En la primera sesión del juicio, celebrada ayer, la afectada relató cómo los inculpados le dieron que su exnovio la había denunciado y le pidieron dinero para "destruir" pruebas en su contra en el juzgado.

La mujer sugirió también que ambos la incitaron para que vendiera su vivienda ubicada en un bajo de un barrio donostiarra, porque su excompañero sentimental podía acceder fácilmente a ella "dando una patada en la puerta", tras lo que se habrían quedado con el dinero, además de haberse apropiado de varias joyas suyas y haberle engañado para que les comprara tres móviles nuevos.

La afectada denunció también haber sido víctima de amenazas por parte de los encausados, quienes negaron rotundamente todos los hechos y sólo reconocieron haberla ayudado a desplazarse a una notaría de Gijón donde ella sola gestionó la venta de su vivienda.

Las citadas fuentes han explicado que, en la sesión del juicio celebrada hoy, la fiscal ha puesto de relieve la existencia de contradicciones entre los distintos testimonios prestados por la víctima, mientras que las defensas han opinado que la perjudicada no ha logrado probar durante el juicio "nada de lo que dice".

La acusación particular, por su parte, ha insistido en su petición de condena. El juicio ha quedado así visto para sentencia.