Diario Vasco

San Sebastián, 14 feb (EFE).- El presidente de la Audiencia de Gipuzkoa, Iñaki Subijana, ha opinado hoy que el fallo en el que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condena a España por malos tratos a los etarras Igor Portu y Martín Sarasola, revela que la condena impuesta por la Audiencia Provincial estaba "fundada en razones probatorias".

La Audiencia Provincial de Gipuzkoa condenó en 2010 a cuatro agentes de la Guardia Civil -de los quince que habían sido acusados- a diferentes penas "por delitos de torturas graves", que el Tribunal Supremo anuló un año después.

Según falló ayer el TEDH, las lesiones por las que fueron condenados estos cuatro agentes "están suficientemente demostradas", se produjeron cuando ambos terroristas (responsables del atentado en 2006 en la T-4 del aeropuerto de Madrid-Barajas) "estaban en manos de la Guardia Civil" y su existencia "no ha sido negada ni por el Tribunal Supremo ni por el Gobierno".

En declaraciones a Efe, Subijana, que presidió el tribunal que condeno a los cuatro policías, acoge ahora la resolución del Tribunal de Estrasburgo con "satisfacción" porque, según ha dicho, "supone el reconocimiento del trabajo argumental que llevó a cabo" en su día la Audiencia de Gipuzkoa.

"La nueva sentencia pondera y pone en valor cómo la Audiencia hizo un trabajo de valoración argumentada y justificada", así como "que la decisión que adoptó era motivada, ponderada y fundada en razones probatorias", ha matizado.

En su opinión, este aspecto "es el elemento más reconfortante de la sentencia" del TEDH, "más allá de las valoraciones jurídicas en sentido estricto que se puedan realizar".

Por este motivo, ha desvelado que, tanto él como las otras dos magistradas que integraron el tribunal en Gipuzkoa, se sienten ahora "reconfortados por el reconocimiento de aquel esfuerzo argumental" que hicieron.

Ha recordado a este respecto que, "sin perjuicio del respeto a las reglas del juego institucional", la "literatura" que el Tribunal Supremo empleó en la resolución que revocó la sentencia de la Audiencia les dejó a todos ellos "un poso un poco amargo" por el "no reconocimiento de ese esfuerzo".

A su entender, el Tribunal Supremo pudo haber alcanzado una decisión" de las mismas "características" sin la necesidad de llegar a "zaherir en muchas ocasiones los razonamientos que la Audiencia había empleado".

Ha insistido además en que, en su resolución, la Audiencia de Gipuzkoa "intentó acercarse mucho a cada caso concreto porque, frente a las pretensiones de algunas partes acusadoras de condena" a todos los procesados sólo se condenó a cuatro de ellos.

Un fallo que, según ha desvelado, respondió al "esfuerzo" realizado por la Audiencia, "en cada caso concreto", para "ver exactamente qué elementos probatorios existían".

"Respecto a aquellos que entendió que había elementos probatorios suficientes para condenar, condenó y respecto a aquellos que entendió que no había elementos probatorios suficientes para condenar, absolvió", ha concluido el magistrado.