Diario Vasco

San Sebastián, 14 feb (EFE).- El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha asegurado hoy que el informe de la Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) sobre la nueva ordenanza de pisos turísticos "no tendrá efecto práctico directo" en su tramitación, por lo que será sometida a aprobación definitiva en el pleno del 1 de marzo, según lo previsto.

Goia se ha referido, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local, al reciente informe de la AVC que sostiene que las restricciones al establecimiento de viviendas para uso turístico que establece la nueva normativa municipal, aprobada con carácter inicial, no están justificadas.

"Efecto práctico directo no tiene por qué tener ninguno en este momento", ha declarado el alcalde, quien ha confirmado que, tras el segundo periodo de presentación de alegaciones por parte de los grupos políticos, la ordenanza será votada -y previsiblemente aprobada, dada la mayoría de la que goza el gobierno de coalición PNV-PSE-, en la sesión plenaria extraordinaria convocada el 1 de marzo.

Ha indicado que los servicios jurídicos municipales analizarán y responderán por escrito al informe de la AVC, al igual que han hecho con las cerca de 130 alegaciones presentadas por particulares o entidades al texto de la ordenanza.

Goia ha aventurado no obstante que dicho documento generará probablemente "problemas de judicialización", pero "no ya sólo con la nueva ordenanza, sino incluso con el Plan General" de Ordenación Urbana (PGOU), en cuya aplicación existen actualmente "expedientes de clausura abiertos que están siendo recurridos en los tribunales".

También la propia Autoridad Vasca de la Competencia tendrá "la facultad de acudir a los tribunales" a recurrir la normativa municipal, ha reconocido el alcalde, quien ha asumido que "ese riesgo siempre existe".

Ha admitido que el informe de la AVC ofrece asimismo argumentación adicional a entidades contrarias a la ordenanza, como la asociación vasca de pisos turísticos Aparture, pero ha asegurado que este organismo "ya ha perdido" algunos procedimientos judiciales, dado que, "con todo el respeto -ha apostillado-, no es infalible".

El primer edil donostiarra ha recalcado que el quid de la cuestión reside en que el citado organismo "considera" que la regulación contenida en la ordenanza se refiere a las actividades económicas y por tanto atenta contra el principio de libre competencia, lo cual a su juicio "es erróneo" y, "llevado al extremo", derivaría en "un escenario" de "barra libre" que no sería "adecuado, ni viable".

Ha insistido en que el Ayuntamiento donostiarra defenderá su "capacidad y facultad" para "planear la ciudad y garantizar una adecuada convivencia y equilibrio de usos" en el municipio desde el punto de vista urbanístico, porque ésa es una de las principales competencias municipales.

Respecto a pronunciamientos similares en otras autonomías, Goia ha considerado que "se está tomando como base la directiva de servicios de la Unió Europea" para abordar la cuestión de los pisos turísticos desde el punto de vista de la actividad económica, pero esa directiva "no habla de urbanismo", que es lo que se regulará en San Sebastián.