Diario Vasco

San Sebastián, 14 feb (EFE).- El secretario de Relaciones Institucionales del PNV, Koldo Mediavilla, ha señalado hoy que "no se entiende" la reacción del Gobierno que, a su juicio, ha "trivializado" un "hecho gravísimo como las torturas", que constituye una cuestión que "de una manera directa hay que abordar".

En una entrevista en Onda Vasca, Mediavilla se ha referido a las declaraciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien señaló ayer que la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por malos tratos a los dos miembros de ETA que atentaron en la T-4 afirma que "no ha habido torturas", sino otro tipo de situaciones que "justifican las indemnizaciones".

Mediavilla ha indicado hoy que "el nivel de perplejidad" que le generan estas afirmaciones es "inconmesurable" y "no se entiende cómo no se le cae la cara de vergüenza".

Ha indicado que es la "octava sentencia" que el TEDH "dicta contra el Estado español en relación a la no investigación de un presunto delito de torturas y la primera en la que acepta una actuación de malos tratos".

A su juicio, el PP está "enciscado" en este tema, que "es algo de una manera directa hay que abordar para cerrar un nuevo marco de convivencia" y para "la reparación a las víctimas y la generación de confianza al conjunto de la ciudadanía".

En este sentido, ha recordado que el portavoz PNV en el Congreso, Aitor Esteban, preguntará hoy en relación al hecho de que al frente de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil esté Manuel Sánchez Corbí, quien "fue condenado por torturas" y " posteriormente indultado".

Mediavilla ha comparado esta situación con que "un pedófilo pudiera en su vida laboral ser un alto cargo en el departamento de Educación".

El dirigente del PNV ha criticado también la reacción de Sortu ya que, "no es justo y legítimo" que a día de hoy la izquierda abertzale "siga sin hacer una denuncia expresa y directa" de otro "tipo de vulneraciones y de violencia tan importantes o más, como la muerte de centenares de personas o la persecución ideológicas".

El dirigente jeltzale ha criticado también que, al tiempo que se produce la sentencia del TEDH, en el País Vasco "siga existiendo gente que vulnera los derechos de partidos democráticos pintando sus sedes y acusándoles de no se sabe qué".

Mediavilla ha señalado que no entiende que "para defender una cuestión de justicia se tenga que echar mano a ámbitos ilegales y actuaciones que no tienen que ver con el comportamiento democrático".